Los registradores aconsejan verificar con anterioridad la ubicación real de la vivienda
Los registradores aconsejan verificar con anterioridad la ubicación real de la vivienda - ABC

Cinco consejos para evitar fraudes al alquilar una vivienda en verano

Cada vez son más comunes los timos relacionados con el alquiler vacacional de casas particulares, según el Colegio de Registradores, que recomienda informarse de los derechos y obligaciones como huésped

ABC
MadridActualizado:

El auge de los pisos turísticos no solo pone en aprietos a los alojamientos reglados, sino que puede acarrear disgustos a los que optan por alquilar viviendas de particulares en verano. Y es que, dada la falta de regulación, cada vez exiten más fraudes relacionados con este tipo de alquiler vacacional, como constatan los registradores.

Pagar 20 euros de más por una tasa ya abonada, alquilar un apartamento a pie de playa y descubrir, al llegar, que está a más de un kilómetro de la costa, sufrir las falsas acusaciones del arrendador por desperfectos que no se han producido... Desde el Colegio de Registradores señalan lo familiares que son estas y otras anécdotas. Porque aunque las casas de particulares son más económicas, en muchas ocasiones, lo barato sale caro.

Por ello, los registradores comparten cinco consejos para garantizar un alquiler seguro durante este verano. El primero de ellos, no quedarse con dudas a la hora de realizar este tipo de operación. Al contactar con el arrendador personalmente o por Skype no solo podrás confirmar su identidad, sino aclarar cualquier tema sobre el contrato y la casa en sí.

En zonas turísticas, es común que los alojamientos se alquilen de forma ilegal, por eso es básico conocer quién es el dueño real de la vivienda. Para comprobarlo, se puede acudir al registro de la propiedad o consultar la web oficial registradores.org, donde solicitar (por 9,02 euros) una nota con la información real sobre la persona que alquila y si es, o no, la propietaria.

Para evitar disgustos a la llegada al alojamiento, sobre todo en destinos costeros, hay que verificar con anterioridad que la localización de la casa reservada se corresponde con la ubicación real.

Según los registradores, los gastos no incluidos son otro dolor de cabeza. Por ello, aconsejan no pagar la totalidad del importe del alquiler hasta llegar al alojamiento, pues puede ser distinto a lo esperado. Además, en el momento de la contratación, debe quedar claro que el precio comprende todos los gastos y, de no ser así, pedir al arrendador que especifique a qué corresponde esa cantidad.

Y lo primero que hay que hacer al llegar al alojamiento: fotografiar con detalle todas las estancias para dejar constancia del estado de la vivienda y evitar problemas con los desperfectos. Incluso enviárselas en ese mismo momento al arrendador vía móvil, de modo que exista una prueba clara del momento en que se hicieron las fotos.

En definitiva, los registradores aconsejan informarse de los derechos —que no son pocos, aseguran— y obligaciones como huésped. Así, para resolver cualquier duda, el Colegio de Registradores pone a disposición de los usuarios un servicio de atención. También recomienda consultar estos temas con asociaciones de consumidores y con el abogado, en especial cuestiones relacionadas con cláusulas abusivas que pudieran incluir en el contrato.