Pedro Miró, en un reciente acto
Pedro Miró, en un reciente acto - RAÚL DOBLADO

Cepsa apuesta por pasar de ser una petrolera pura a una compañía energética global

Las inversiones se reorientarán hacia países con menos regulación, focalizadas en el sudeste Asiático y China

MadridActualizado:

El vicepresidente y consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró, ha apostado por una revisión del papel del grupo, enmarcado en el plan estratégico a 2030 que lanzará en noviembre, en el que el objetivo será pasar de ser una petrolera pura a una compañía energética global de referencia.

En su intervención en los Encuentros Empresariales CEOE-Cepyme, Miró desveló algunas de las pinceladas de la «hoja de ruta» a largo plazo de la compañía, que se presentará más en profundidad el próximo mes y señaló la necesidad de que Cepsa «revise sus valores» y objetivos como grupo en un mundo en el que el mix energético «está siendo claramente cuestionado».

«Todos piensen que somos una petrolera, pero pensamos claramente que conforme está evolucionando el sector tenemos que ser un suministrador energético. La energía dependerá de cada realidad y cada cliente», dijo al respecto.

El directivo indicó que este cambio en la estrategia de la compañía no debe basarse «en giros bruscos», ya que su negocio se enmarca en un sector intensivo en capital y en el que «la prudencia es importante».

No obstante, sí adelantó que el grupo quiere «jugar un papel en los distintos ámbitos energéticos», como podría ser la comercialización de electricidad y gas a clientes domésticos. «Está en línea con la modificación que hemos introducido en nuestra visión de aportar la energía que nuestros clientes demandan», añadió.

Dentro de este plan estratégico, Cepsa, basándose siempre en su modelo integrado que debe ir «evolucionando en función de las circunstancias de futuro», dará un mayor peso a la actividad de «upstream» (exploración y producción), apostando por países como Colombia, Perú u Oriente Próximo, así como a su negocio químico, donde es líder, señaló Miró.

Respecto a las inversiones, consideró necesaria su reorientación hacia países con menos regulación, focalizadas en el sudeste Asiático y China, en busca de balancear el peso de la actividad del grupo a un 70% en países en crecimiento y un 30% en países maduros, frente al 30% y 70% actual, respectivamente.

«Seguiremos invirtiendo en España, pero vemos difícil cumplir nuestras aspiraciones de crecimiento si únicamente pensamos en invertir en España», dijo el consejero delegado de Cepsa respecto a la sobrerregulación en el país.

Para este cambio de modelo de negocio, el consejero delegado de Cepsa señaló que es necesario un plan a 15 años -cuya inversión ascenderá a 40.000 millones de euros para el periodo, según adelantó recientemente-, con tres etapas de cinco años cada una de ellas y en cuya primera fase se lanzarán la mayor parte de proyectos y en las siguientes se centrarán en la diversificación geográfica.

En lo que respecta a los precios del petróleo, Miró no se atrevió a dar un pronóstico a medio y largo plazo y, aunque reconoció que se están corrigiendo los excesos de inventarios que existían, subrayó que será difícil corregir los desequilibrios de oferta y demanda de estos últimos años.