JAIME GARCÍA  El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, en una imagen de archivo
JAIME GARCÍA El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, en una imagen de archivo

La CEOE recomienda limitar al 1% las subidas salariales incluso en empresas con beneficios

MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO | MADRID
Actualizado:

La junta directiva de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) aprobó ayer por unanimidad remitir una circular a sus asociados aconsejando a todas las empresas pendientes de negociar sus convenios colectivos que la subida salarial máxima no supere el 1% este año, incluso aunque tengan beneficios.

De esta forma, y pese a la rendija que había dejado abierta este lunes el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, -asegurando que la negociación sobre el pacto de convenios para 2009 «seguía abierta»-, CEOE, CC.OO. y UGT dan un portazo definitivo al consenso que se había logrado durante los siete años anteriores, ya que los sindicatos han anunciado que pedirán un 2%.

Los empresarios aseguran que en un momento de crisis como el actual es imprescindible la moderación de los salarios, para no ejercer mayor presión sobre la falta de liquidez que atraviesan las empresas que se encuentran con problemas no sólo para efectuar sus pagos sino incluso para abonar las nóminas.

Pero el mayor argumento, esta vez, es que en 2009 todos los organismos internacionales y nacionales consideran que España terminará en deflación, por lo que pedir subidas del 2%, como exigen UGT y CC.OO. es incongruente con la situación actual, en la que la subida de precios hasta febrero se encuentra en el 0,7%, en caída permanente desde agosto de 2008.

Revisar si el IPC es negativo

Es tal su convicción sobre la deflación, que la CEOE aconseja que en los convenios se incorporen cláusulas de garantía salarial con incidencia negativa, lo que significa que si la inflación a final de año termina siendo negativa o inferior al 2%, la evolución de los salarios siga la misma suerte.

Esta nueva cláusula supondría que los trabajadores tendrían que devolver lo que la empresa les ha abonado de más, teniendo como referencia el 1% que se aconseja. Y en el caso de que la empresa tenga pérdidas subraya que se active la «congelación» de los salarios, aplicando las denominadas «cláusulas de descuelgue», por las que las empresas no están obligadas a cumplir lo pactado. Para ello, sólo tendrá que acreditar su previsión de pérdidas.

En los años precedentes había ocurrido lo contrario, y dado que la inflación siempre había quedado por encima de la inflación fijada como referencia, las empresas estaban obligadas a pagar en forma de atrasos la diferencia.

En un comunicado hecho público a última hora de la tarde de ayer, la junta directiva de la CEOE confirmó su visto bueno al informe de «estrategia» de los empresarios para la negociación colectiva de 2009, recalcando que la organización empresarial «ha intentado hasta el final alcanzar un acuerdo con los sindicatos, prácticamente en todos los asuntos», con excepción del capítulo de la subida de las retribuciones.

Todos los argumentos de la CEOE sobre la subida salarial se basan en la situación de «crisis excepcional y profunda» que atraviesa la economía. En este sentido recuerda, todas las tasas negativas que se van conociendo a diario, desde el crecimiento negativo del Producto Interior Bruto (PIB), la desaceleración de todos los indicadores, el anuncio cada vez más insistente de deflación y la fuerte destrucción de empleo que se está registrando.

Ajustar costes

Como consecuencia de esta situación, las empresas españolas deben afrontar caídas muy importantes de la demanda, a lo que se su suma la falta de liquidez en el mercado para realizar sus pagos o poder cobrar sus servicios. Por todos estos motivos, y para mantener su competitividad y el empleo, explica la CEOE, las empresas «deben ajustar al máximo sus costes unitarios», lo que afecta también a los salariales.

De no seguir estas pautas, la CEOE está convencida de que lo único que se conseguirá será seguir destruyendo empleo, cuando la solución para mantener los puestos de trabajo es moderar salarios.

La tasa de paro acabará 2009 en el 19%, lo que arrojará una media del 17,3% en todo el presente ejercicio, que se traduce en 1,5 millones de desempleados más, mientras que el PIB caerá un 2,4%, según el «Avance del Mercado Laboral», elaborado por Afi (Analistas Financieros Internacionales) y Agett (patronal de las Empresas de Trabajo Temporal).

El estudio confirma que sólo en el primer trimestre de este año se perderán 550.000 empleos. Y en cuanto a la actividad económica se confirma que la caída de la misma, «impulsada por la fuerte recesión de la demanda interna», llevará al Producto Interior Bruto (PIB) a una reducción superior al 2,4%.