ABC

La CEOE cifra en más de 2.000 millones el coste de subir la base máxima un 12%

El Gobierno enmienda a la Autoridad Fiscal y dice que aún estudia el alza de entre el 10% y el 12% comunicada al organismo

MadridActualizado:

El Gobierno está sembrando el caos con sus intermitentes anuncios de subida de impuestos al empleo para el año próximo. No pasan ni 24 horas desde que avanza un incremento para que lo corrija. Así ocurrió con el alza de las bases mínimas a los autónomos en un 22,3%, el mismo porcentaje de incremento del salario mínimo para 2019, y ha vuelvo a ocurrir con las bases máximas de cotización.

El jueves, el presidente de la Autoridad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, desvelaba en el Congreso que el Gobierno le había trasladado su intención de incrementar entre un 10% y un 12% el coste laboral sobre los salarios más altos. Ayer, el Ejecutivo reculaba y puntualizaba que la medida aún no estaba decidida y que tendría que recibir primero el visto bueno del Pacto de Toledo y del diálogo social.

La reacción de la patronal CEOE, sin embargo, no tardó en llegar. La organización que preside Juan Rosell, advirtió ayer de que los anunciados costes de la Seguridad Social para las empresas «tendrían un impacto directo en el empleo en un momento en el que, como venimos reiterando, se están comenzado a notar los efectos de la desaceleración económica».

La organización recordó que son los empresarios españoles quienes pagan más por cotizaciones sociales a la Seguridad Social en la Unión Europea, tanto en porcentaje del PIB, como en porcentaje de la recaudación impositiva, tal y como avanzó ABC. En concreto, la media de Europa no supera el 8% en términos de PIB y el 20% en términos de recaudación, mientras que, en España, la primera ratio se sitúa en el 8,2% y la segunda en el 24,7%.

Si se comparan estos datos con los principales países europeos, en Alemania y Holanda las cotizaciones a la Seguridad Social a cargo de los empleadores suponen un 6,6% y un 5,2% del PIB, respectivamente, claramente inferiores a la cifra de España. En cambio, Francia supera a España, mientras que en Bélgica e Italia tienen niveles similares a los que se pagan en nuestro país.

Si se habla de recaudación, España es junto a Francia el país donde las cotizaciones sociales que pagan los empresarios suponen un mayor peso, mientras que en el resto de las economías europeas grandes está claramente por debajo.

Subir las bases máximas de cotización afectaría a un millón de trabajadores, los que cotizan por los sueldos más altos a la Seguridad Social. Los cálculos de la patronal apuntan a que las empresas españolas deberían pagar hasta 1.761 millones de euros más al año si las bases máximas de cotización subieran un 12%. Al trabajador le repecutirían 342,33 millones más. El esfuerzo conjunto de empresas y trabajadores en este supuesto ascendería a 2.103,29 millones.

En el caso de un aumento del 10% de la base máxima, el sobrecoste anual para las empresas sería de 1.467 euros y de 285,28 euros para el trabajador. El esfuerzo conjunto de subir los impuestos en este caso sería de 1.752,74 millones.

Ahora solo hay que esperar a que el Gobierno se aclare y anuncie cuál será finalmente el incremento del coste laboral a los sueldos más elevados. Ayer la ministra portavoz, Isabel Celaá, aseguró que el incremento no está decidido y que tendrá que ser el Pacto de Toledo y los agentes sociales en el diálogo social quien lo decida.

Queda pendiente de concretar esta subida y también lo que pretende recargar a los autonomos por las bases mínimas, teniendo en cuenta que el pasado martes les avanzó alzas de hasta el 12%, lo que no ha sentado nada bien a su socio de referencia, Podemos. Pablo Iglesias se mostró confiado en que el Gobierno rectifique porque «no es lo que se acordó». Recordó que lo que se pactó fue que no subiesen «ni un euro».