El sector financiero es uno donde más horas extras impagadas se contabilizan
El sector financiero es uno donde más horas extras impagadas se contabilizan - ISABEL PERMUY

CEIM considera que el control de horarios es una medida «de hace cien años»

Los sindicatos piden al Gobierno que se apresure a cumplir su promesa de obligar a las empresas a instalar esos sistemas

MadridActualizado:

El Gobierno planteó hace semanas que las empresas estarán obligadas a que sus trabajadores fichen al entrar y salir de sus puestos de trabajo para controlar las jornadas laborales y la acumulación de horas extra, ya que casi la mitad de las mismas no se pagan. Además, el Ministerio de Trabajo quiere que las horas extras vuelvan a cotizar a la Seguridad Social.

Sin embargo, Francisco Aranda, vicepresidente de CEIM (Confederación Empresarial de Madrid), declaró ayer a ABC que «se trata de una medida anacrónica porque está basada en un modelo empresarial de hace cien años. Las circunstancias han cambiado. Las nuevas tecnologías han favorecido una nueva organización del trabajo focalizada en objetivos y proyectos, no en un trasnochado presentismo que no tiene ningún sentido. Hoy está muy implantado el teletrabajo o el trabajo con horarios flexibles». Y añadió que «apoyamos al Gobierno en la lucha contra el fraude, pero no tiene sentido hacerlo con herramientas del pasado y además generándole más carga burocrática a las empresas. Deberíamos pensar todos en cómo favorecer la competitividad de las empresas para que se incrementen los salarios y, al mismo tiempo, se generen nuevos empleos. Por otro lado, no entendemos por qué no se abordan estos temas en las mesas del diálogo social».

Sobre este asunto, los secretarios generales de CC.OO. y de UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, dijeron ayer que esperan que el sistema de control de registro de horarios se impulse «en breve» en el diálogo social. En el mismo encuentro, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, explicó que «cuando llegue el momento y se nos plantee de forma oficial, contestaremos».

Precisamente, CC.OO. presentó ayer un informe en el que denuncia que las horas extra en el segundo trimestre de este año equivalen a la creación de 170.600 empleos a jornada completa (40 horas a la semana). El documento subraya el volumen de horas extra que se realizan en España, que en ese periodo ha alcanzado la cifra más alta desde 2009, con una media de 6,8 millones de horas extra a la semana.

De este elevado volumen, solo se ha pagado o compensado (con dinero o tiempo de descanso) el 56% de las horas trabajadas. Esta situación afecta a 410.000 trabajadores de media cada semana y supone, según Unai Sordo, «muchos más empleos de los que supuestamente se destruirían al elevar el SMI a 14.000 euros anuales».