El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro - EFE

Cataluña pide al Estado 700 millones para pagar la extra de los funcionarios

Se trataría de avanzar unos meses la liquidación del sistema de financiación de 2014, que se realiza el próximo mes de julio

BARCELONA / MADRIDActualizado:

La Generalitat de Cataluña pidió al Ministerio de Hacienda 700 millones de euros la semana pasada para poder pagar la paga extraordinaria de verano de los funcionarios autonómicos. Fuentes de Economía de la Generalitat confirmaron a ABC que la petición se produjo en una reunión con representantes del departamento dirigido por Cristóbal Montoro. Se trataría de avanzar unos meses la liquidación del sistema de financiación de 2014 -que se realiza el próximo mes de julio-, que se eleva a 700 millones en el caso de Cataluña.

Desde el ministerio puntualizan que no se ha llegado aún a ningún acuerdo ni ha habido respuesta desde Madrid. Fuentes del departamento que dirige Oriol Junqueras aseguran que en la reunión hubo el «acuerdo tácito, a falta de formalizarlo» con el ministerio, de que la mitad de la liquidación, es decir 350 millones, se transferiría durante este mes. El resto aún debe negociarse, aunque Cataluña reclamó que el pago en marzo fuese del 100%.

En el primer contacto entre la consejería de Economía de la nueva Generalitat presidida por Carles Puigdemont con Hacienda, también se planteó que el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) vuelva a prestarse a interés cero, algo que los representantes del ministerio se negaron a abordar al entender que esa decisión no puede adoptarla un gobierno en funciones. Eso sí, la Generalitat ha aceptado los controles de Hacienda para controlar el destino de los mecanismos de liquidez y le ha garantizado su «compromiso» para la rebaja del déficit público.

En paralelo, fuentes de la consejería de Junqueras apuntaron que también se trató la revisión del nuevo sistema de financiación autonómica. Sin embargo, recordaron que en este campo, en linea con la nueva política adoptada desde que la Generalitat abrazó el proceso soberanista, «Cataluña, como sí antaño, no se dispone a liderar nada, lo que no significa que nos mantengamos ausentes del debate ni nos interese, obviamente».