El comisario Arias Cañete, en el centro de la imagen
El comisario Arias Cañete, en el centro de la imagen - EFE

Cañete apremia a Teresa Ribera para que envíe a Bruselas su plan energético

«No hay que buscar el beneficio de las compañías, sino en el de las personas», subraya el secretario de Estado de Energía

MadridActualizado:

El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que espera recibir del Gobierno español su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, «a más tardar», antes de acabar este mes de enero, ya que el compromiso era entregarlo antes del pasado 31 de diciembre.

En declaraciones a la prensa tras su intervención en la III Jornada Ibérica de la Energía «La transición energética en el mercado ibérico», organizada por la Cámara de Comercio Hispano Portuguesa y KPMG, Arias Cañete recordó que Bruselas ha recibido los planes de 21 países, por lo que faltan siete, entre ellos el de España.

Minutos después, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, dijo en el mismo foro que «en dos o tres semanas» será enviado el mencionado plan a Bruselas.

Arias Cañete explicó que la Comisión Europea, una vez recibido el documento, necesita tiempo para hacer «un análisis exhaustivo» del mismo y ver si cumple con la gobernanza comunitaria, para, antes de finales de junio, remitir a cada país sus recomendaciones, sobre las que se deberá trabajar para, antes de finales de 2019, presentar los planes definitivos.

No obstante, reconoció que su diálogo con el Gobierno español es «muy fluido», como demuestra el hecho de que finalmente se ha conseguido resolver el conflicto que existía para la devolución a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de sus competencias en energía a través del real decreto-ley aprobado la pasada semana. «Ahora está en fase de análisis a ver si es absolutamente compatible con la normativa europea o hay que introducir alguna modificación», dijo.

Respecto a la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea por el Brexit, indicó que el país dejará de compartir con la UE estos objetivos en materia de cambio climático, aunque subrayó que los británicos siempre han sido «de los países más ambiciosos» en esta materia.

En su intervención en la jornada, Arias Cañete defendió que las energías renovables y la nuclear deben ser «las piedras angulares» para conseguir el objetivo de una economía descarbonizada. Así, señaló que la electrificación jugará un papel «fundamental», con un peso de más del 80% de la renovable y del 15% de la nuclear.

Por su parte, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, advirtió de que «habrá que buscar una solución para las centrales de ciclo combinado», ya que están infrautilizadas y porque «van a empezar a caer como moscas».

El secretario de Estado de Energía destacó en su discurso que en la transición energética «no hay que utilizar la táctica del avestruz de esconder la cabeza debajo del ala» «ni pensar en el beneficio de las compañías, sino en el de las personas».

Neutralidad tecnológica

El sector petrolero ha reclamado que se respete la neutralidad tecnológica para abordar el desafío de la transición hacia una descarbonización de la economía, ya que «no hay que confundir escenarios con aquello que va a ocurrir». El director general de Desarrollo Tecnológico, Recursos y Sostenibilidad de Repsol, Luis Cabra, advirtió de que la tecnología es el motor del cambio, pero «se debe reconocer que la tecnología es incierta y dejar que las empresas y el mercado jueguen a encontrar las soluciones más eficientes».

El consejero delegado y vicepresidente de Cepsa, Pedro Miró, defendió que el sector petrolero «ha hecho los deberes» y trabaja «duro» para reducir las emisiones de CO2, con objetivos tanto a 2030 como a 2050. Añadió que el petróleo va a seguir manteniendo su hueco en los próximos años y siendo necesario, y estimó que, según las previsiones del sector, el impacto del vehículo eléctrico en el consumo de crudo no será importante en el horizonte de 2030.

El presidente de BP España y de la AOP, Luis Aires, consideró necesario hacer la transición energética manteniendo el principio de que la eficiencia desde el punto de vistas de costes «es fundamental». A este respecto, señaló que la prohibición de vender a partir de 2040 vehículos de gasolina y diésel, incluidos los híbridos, que recogía un borrador de la futura Ley de Cambio Climático del Gobierno, va «totalmente en contra» de la neutralidad tecnológica y ha conseguido «demonizar» al vehículo diésel. «Ha tenido un efecto negativo. Proponemos no prohibir, sino fomentar», informa Ep.

El Gobierno movilizará 235.000 millones

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado hoy que el Gobierno movilizará un total de 235.000 millones de euros durante los próximos diez años para combatir el cambio climático en el marco del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 que está a punto de presentar. Esta cifra supera los 200.000 millones que ha repetido hoy el secretario de Estado de Energía y que adelantó el pasado martes la propia ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Durante la clausura del acto de alto nivel sobre Transición Ecológica y Desarrollo Sostenible que se ha celebrado en Madrid, Sánchez ha augurado que el «gran potencial» de las energías renovables «va a ser una realidad» a lo largo de los próximos diez años y ha asegurado que el Gobierno tiene una agenda «ambiciosa e integral» contra el cambio climático.