Enrique Sánchez, durante la entrevista con este periódico
Enrique Sánchez, durante la entrevista con este periódico - ABC

«Los cambios bruscos en materia económica destruirían empleo»

Entrevista con Enrique Sánchez, presidente de Adecco España

Actualizado:

Enrique Sánchez conoce bien las consecuencias de los ciclos económicos. Desde la presidencia de Adecco España, un puesto que ocupa desde hace quince años, ha vivido dos crisis y sus respectivas recuperaciones. Después de la última mejora del mercado laboral, el dirigente de la compañía dedicada a los recursos humanos cree que el siguiente paso debe centrarse en que los españoles recuperen el poder adquisitivo perdido en los últimos años.

—¿En qué ha cambiado Adecco España en los últimos quince años?

—Creo que está mejor que nunca. Hemos pasado de ser una empresa de trabajo temporal a una consultora de recursos humanos, convirtiéndonos en una de las grandes empresas para trabajar en España. Además, hemos diversificado nuestro negocio. En 2016 es posible que crezcamos entre un 8 y un 10%.

—¿Qué impacto ha tenido la reforma laboral en el mercado español?

—Creo que es más fácil realizar una valoración partiendo de datos concretos. Hemos recuperado 1,5 millones desde que se implantó la reforma, la mitad del empleo que se destruyó durante la crisis. Durante el anterior ciclo expansivo la creación de empleo se centró en la construcción, pero ahora está viniendo por varios sectores: industria, servicios..., la reforma ha mejorado el empleo, pero ahora debe evolucionar. Hay asignaturas pendientes.

—¿Cuáles?

—El Gobierno que se conforme tras estas elecciones debe atender necesidades concretas. Por ejemplo, hay que mejorar las políticas activas de empleo. El SEPE ha demostrado ser totalmente ineficiente al aportar solo un 3% de los nuevos puestos de trabajo. Hacen falta políticas activas, como subvencionar a las empresas para que contraten parados de larga duración.

—¿Qué solución tiene el desempleo juvenil?

—En España se produce un fenómeno curioso y único en Europa. Existe un alto porcentaje de universitarios y de jóvenes de baja cualificación. Sin embargo, no hay un porcentaje relevante de menores de treinta años con cualificaciones medias. Hay que atender las demandas del mercado y fomentar la formación profesional dual.

—La crisis ha expulsado de la clase media a tres millones de personas. ¿Cómo pueden recuperar su poder adquisitivo estos españoles?

—Creo que un país es fuerte o débil en función de la consistencia de su clase media. Hay que buscar fórmulas para vincular la productividad a los salarios y recuperar de esta forma el poder adquisitivo perdido. Esa es una vía, otra es bajar los impuestos.

—Pero Bruselas ha exigido a España reducir el déficit con mayor rapidez. ¿Es esto compatible con una bajada de impuestos?

—Si los españoles tienen más dinero en el bolsillo se incrementa el consumo. Además, el país gana atractivo para inversores y se genera empleo y crecimiento. Bruselas ha pedido más ajustes porque el déficit sigue creciendo, pero este no es más que una suma entre ingresos y gastos. Al final, se trata de gestionar de forma profesional la Administración Pública con objetivos, indicadores... no sé si un puesto público debe ser para toda la vida.

—¿Cómo podría influir en el crecimiento económico la llegada al poder de determinados partidos políticos?

—Todo lo que sean cambios bruscos en materia económica serían negativos para el crecimiento y el empleo. Por ejemplo, derogar la reforma laboral tendría un gran impacto negativo. La legislación laboral tiene un fuerte entramado regulatorio. Eliminarlo supondría dejar un espacio vacío e inseguridad para la inversión. Además, pasarían unos seis meses hasta que se implantara otra reforma y en este periodo se destruiría inversión y empleo. Hay que ser responsables y conscientes de la situación económica actual.

—Si España mantiene su crecimiento, ¿cuál podría ser la tasa de paro al acabar este año?

—La economía está creciendo por encima del 2%, lo que se traduce en la creación de unos 300.000 nuevos puestos al año. Existen distintos indicadores, no es lo mismo el paro registrado que la Encuesta de Población Activa. Si tomamos en cuenta la EPA, España puede cerrar el año en el 20% de desempleo y en el,17% un año más tarde.