Caja Madrid se hace fuerte en Endesa ante posibles maniobras de La Caixa

La caja madrileña ha dado un paso de gigante para hacerse con el control de Endesa y estar bien situada ante probables movimientos en el sector energético

JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO/
Actualizado:

MADRID. La caja de ahorro que preside Miguel Blesa sorprendió ayer por la tarde a los mercados al comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha aumentado su participación en el capital de Endesa del 5,01% al 9%, «teniendo previsto seguir invirtiendo, de acuerdo con la normativa vigente, hasta el 10%».

La operación se ha realizado mediante compras en el mercado realizadas en los últimos días y, según Caja Madrid, ha supuesto una inversión de 726,3 millones de euros.

Revés a La Caixa

En estos momentos, Caja Madrid se convierte, con diferencia, en el primer accionista de Endesa, distanciando y dejando en un segundo plano a La Caixa con el 5%. Aunque Caja Madrid subraya que se trata de una «mera inversión financiera», lo cierto es que la operación se produce cuando todavía no se habían apagado los ecos sobre el interés de La Caixa por entrar en el consejo de administración de Endesa, posibilidad que fue rechazada tanto por la eléctrica como por la entidad de ahorro madrileña. Hace mes y medio, el propio Miguel Blesa -consejero de la eléctrica desde noviembre de 2000-, dijo que La Caixa no podía entrar en el consejo de Endesa porque existen limitaciones legales y administrativas.

Sin embargo, no parece probable que La Caixa consiga un puesto en el consejo de Endesa porque, por un lado, la nueva legislación aprobada por el Gobierno lo impide, ya que la eléctrica y Gas Natural -cuyo principal accionista es La Caixa- figuran en la lista de operadores principales de gas. La ley limita al 3% los derechos de cualquier sociedad que posea más de ese porcentaje en dos o más empresas de los sectores denominados estratégicos, como son los de energía y telecomunicaciones.

Por otro lado, La Caixa se desprenderá del 5% de Endesa el año que viene a través de una emisión de bonos que puso en marcha en 2003 canjeables por acciones de la eléctrica. La operación está valorada en 847 millones de euros.

No obstante, en el sector comparan el incremento de la participación de Caja Madrid en Endesa con el término deportivo de que «la mejor defensa es un buen ataque» e interpretan que la entidad de ahorro madrileña no quiere quedarse en «fuera de juego» ante las más que probables maniobras que, lideradas por La Caixa y bien vistas por el Gobierno, puede haber en el sector energético en el próximo otoño, cuando esté terminado el Libro Blanco de la electricidad. Se da por hecho que tras el verano habrá operaciones de concentración en el sector energético y que La Caixa es el accionista de referencia de Repsol YPF, Gas Natural y Aguas de Barcelona.

Participación estratégica

Miguel Blesa ha recordado que la inversión en Endesa es una participación «estable y estratégica; entramos en el capital de Endesa en 2000, hemos mantenido una participación media del 5% desde entonces, con unos resultados muy positivos para la entidad y el objetivo de esta compra es reforzar la participación de Caja Madrid en un sector clave dentro de nuestra estrategia de diversificación empresarial y en una empresa, Endesa, líder en este sector».

Caja Madrid explicó ayer que la compra del 4% del capital de Endesa se inscribe dentro de la estrategia de refuerzo de las participaciones y de una posible ampliación de las inversiones de Caja Madrid aprobada por el consejo de administración de la entidad.

La entidad recuerda que la inversión en Endesa ha reportado a Caja Madrid durante 2004 el 23,5% de la contribución total de las empresas participadas, por un importe de 69,1 millones de euros, siendo, junto con el hólding Mapfre-Caja Madrid, la principal empresa participada. A 31 de marzo, Caja Madrid mantenía una plusvalía latente de 40 millones de euros en su participación en Endesa. Además, la entidad «espera obtener importantes beneficios derivados de la ampliación de su participación, basándose en la rentabilidad media prevista por los analistas».

Un portavoz de Caja Madrid explica que Endesa es la cuarta empresa en rentabilidad por dividendos entre las 45 entidades del índice general de la Bolsa de Madrid, con el 4,07% durante el ejercicio 2004 y con expectativas de mejora de resultados. «En opinión de los analistas, Endesa se encuentra infravalorada en relación con otras entidades comparables en España y Europa», según el citado portavoz.

Caja Madrid destaca que Endesa tiene «una importante presencia en otros países europeos e hispanoamericanos, lo que coincide con el interés de la entidad por reforzar su presencia en los mercados internacionales».

Asimismo, «el sector energético es clave en la economía nacional y Endesa, siendo la empresa líder, jugará un papel destacado en su desarrollo futuro, por lo que para Caja Madrid reforzar su posición en la compañía supone una oportunidad de participar en las expectativas futuras de rentabilidad de dicho sector».

Miguel Blesa ha afirmado que «la estrategia de diversificación empresarial de Caja Madrid ha ido encaminada siempre a reforzar nuestro balance y nuestra cuenta de resultados. En el caso de Endesa, consideramos que es un buen momento de mercado para fortalecer nuestra participación en la compañía, sin más motivos que los meramente empresariales».

Hay que recordar que Caja Madrid entró en el accionariado de Endesa a finales de enero de 2000, cuando adquirió un paquete del 4,25% de la eléctrica por 889,5 millones de euros. La entrada de Caja Madrid en la eléctrica fue muy bien recibida por el entonces presidente de la compañía, Rodolfo Martín Villa, quien siempre quiso que las cajas constituyeran el «núcleo duro» de la eléctrica, situación que no llegó a darse y que sí se está produciendo en su gran rival, Iberdrola.