El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar
El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar - EFE

Caixabank asume la alerta del Banco de España y llama también a la banca a ser cauta al dar crédito

El consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, señala que la banca aún debe recuperar la reputación perdida en la crisis

MADRIDActualizado:

El fuerte ritmo de concesión de crédito al consumo a las familias españolas ha hecho saltar las primas alarmas en el sector financiero. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, instó la semana pasada al conjunto de entidades a vigilar las condiciones de financiación del consumo porque, aunque apenas supone el 5% del total de préstamos concedidos, suelen acarrear una morosidad mayor y ser, por tanto, fuente de potenciales pérdidas. Caixabank asume ese mensaje y llama también a estremar la prudencia.

«Lo que dice el gobernador es que seamos muy cuidadosos en la concesión de créditos y tiene razón. Tenemos una situación de mercado en la que las entidades tienen mucha liquidez, por las facilidades del BCE y porque el crédito sigue cayendo», ha dicho este miércoles el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, durante una conferencia en la Universidad de Deusto con motivo del décimo aniversario de la caída de Lehman Brothers.

El banquero se ha referido así al posible incentivo que las entidades financieras pueden tener para abrir el grifo del crédito sin mesura con el objetivo de mejorar su rentabilidad en un momento de mucha liquidez y en el que el banco central penaliza retener el dinero en caja. Y es que el crédito al cosumo garantiza unos intereses medios del 8,5%, muy superiores al precio medio de una hipoteca, ligaramente por encima del 2%. Eso sí, el crédito al consumo, que el año pasado ya superó los 29.000 millones de euros en préstamos nuevos y este 2018, en solo ocho meses, roza los 23.000 millones, suele soportar mayores tasas de morosidad.

«Hay que tener la cabeza fría para pensar que es importante la cuenta de resultados del trimestre que viene, pero hay que pensar a largo plazo», insistió Gortázar, que tras señalar que el sistema financiero ha logrado reparar los problemas más urgentes surgidos de la última crisis, «al mismo tiempo han surgido y han tomado cuerpo otros desafíos de mucha relevancia y profundidad».

Desafíos del sector

«Todavía tenemos existen tareas pendientes y hay que acabarlas. Es necesario un sistema financiero saludable y con la confianza de la sociedad para el desarrollo económico. Hay que acabar y pasar página», ha avisado. En concreto, el número dos de Caixabank se ha referido a la digitalización y, por otro lado, a la recuperación de la reputación perdida en la última década. «Hay que seguir mejorando en muchos factores como la transparencia y la sencillez y hay que seguir explicando el compromiso que tenemos. Nosotros nos hemos comprometido a resolverlo y no sabemos cuánto tardaremos pero sí sabemos que, manteniendo el rumbo, cada día queda un poco menos», ha dicho.