La Caixa, un gigante que hasta ahora ha podido con todo

La creación de un gigante energético formado por Repsol, Endesa y Gas Natural, es un sueño de antaño del presidente de la caja catalana, entidad que participa, ya sea directa o indirectamente, en las tres compañías. Para muchos, Fornesa es la clave para que se haga realidad

MARÍA JESÚS PÉREZ/
Actualizado:

La Caixa, con un valor aproximado de su cartera de participaciones de algo más de 17.000 millones de euros, con unas plusvalías latentes de 8.156 millones de euros, es a día de hoy el mayor conglomerado industrial de este país y, en opinión de los expertos, de cerrarse la compra hostil contra Endesa se convertiría en la gran vencedora de la operación.

La caja, que se ha convertido en toda una experta en tejer una red de participaciones que alcanza a diversores sectores empresariales. cuenta con participaciones significativas en empresas de peso específico en sus respectivos mercados. Así, destaca, entre otras, el 35,5% que tiene de Gas Natural, el 23,1% de Aguas de Barcelona, un 12,5% en Repsol YPF, un 1,97% de Endesa, un 14,8% de Banco Sabadell, un 47,9% de Inmobiliaria Colonial y un 78,8% de Universal Port Aventura.

De cerrarse finalmente la operación, Ricardo Fornesa, presidente de La Caixa, alcanzaría un sueño que lleva mucho tiempo de gestación en los despachos de la entidad, que le permitiría tener en su poder una buena parte del control del sistema energético español.

Fuentes del sector energético aseguran que Endesa se defenderá con «uñas y dientes» del ataque de La Caixa y que «Manuel Pizarro no es Alfonso Cortina» y es un hombre con muchos recursos para defenderse, que conoce de sobra los entresijos empresariales para responder a una agresión como la que ha recibido, y que ya está trabajando en ello. Sin embargo, a lo largo de 2004, Manuel Pizarro, presidente de Endesa, y su homónimo en la caja catalana, Ricardo Fornesa, llegaron a reunirse en varias ocasiones para cerrar un pacto de este calibre. Incluso llegó a saltar a la palestra en forma de rumor la existencia de un acuerdo «cerrado» entre ambos para fusionar Gas Natural y la eléctrica, a pesar de la reiterada oposición de Antoni Brufau, actual presidente de Repsol YPF, pero entonces presidente de la gasista, que ya se había opuesto a la integración entre ambas compañías antes.

Las mismas fuentes del sector coinciden en que Fornesa tomó entonces la delantera al presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa en sus intereses por Endesa, de la que la caja madrileña tiene un 9%.

En ese momento hubo «ciertas tensiones» entre Blesa y Pizarro. La mayor desaveniencia entre ambos se produjo precisamente cuando el presidente de la caja madrileña tuvo conocimiento de que Fornesa había «intercambiado opiniones» con el presidente de la eléctrica, al parecer a sus espaldas, sobre una integración amistosa de Endesa, Gas Natural y Aguas de Barcelona.

Todas las partes negaron que hubiera contactos o hubiera adversidades, si bien dejaban caer que todo era posible. El ambiente siguió caldeándose durante el resto del año pasado, sobre todo con el anuncio, antes del verano, de la salida de Alfonso Cortina de la presidencia de Repsol YPF y su sustitución por Brufau. Así, de nuevo, todas las informaciones volvían a apuntar a que La Caixa seguía en sus trece en su intención de propiciar una fusión entre Gas Natural y Endesa.

Un experto de las finanzas asegura que desde las elecciones pasadas ha crecido la sensación de un inminente «envite» de los catalanes, pero no se sabía muy bien ni cuál ni cuándo. «Lo están haciendo muy bien a través de La Caixa, aunque es un asunto muy delicado de gran calado político». afirma este experto, para quien desde la llegada al poder del PSOE, vienen aires nuevos para la esperada concentración energética.

En definitiva, para muchos, esta fusión empezó con la solicitud de La Caixa de un consejero en Endesa, cuyo fin último es la creación de ese gigante energético formado por Endesa y Gas Natural y quién sabe si luego Repsol, que dejaría la mayor parte del sector en manos de La Caixa.