La Caixa estudia sacar primero a Bolsa sólo un 25% de su «holding» industrial

La Caixa está estudiando sacar a Bolsa en una primera fase el 25% del «holding» que ha decidido formar con el conjunto de sus participaciones industriales, valoradas en más de 20.000 millones de

MIGUEL PORTILLA. MADRID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Caixa está estudiando sacar a Bolsa en una primera fase el 25% del «holding» que ha decidido formar con el conjunto de sus participaciones industriales, valoradas en más de 20.000 millones de euros. Ese porcentaje se destinaría, principalmente, a los pequeños ahorradores, para luego dar entrada a socios institucionales como nuevos compañeros de viaje en su nueva estructura inversora.

De cualquier modo, como ya precisó el pasado jueves en un comunicado, la entidad que preside Ricardo Fornesa mantendrá en todo momento al menos el 51% del citado «holding», con el fin de conservar el control. Se trata de poner en marcha una nueva estructura que permita la captación de recursos -hasta 10.000 millones-para ampliar su órbita inversora y con los que afrontar al mismo tiempo la expansión internacional.

Una expansión fuera de nuestras fronteras a la que el anterior gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, se había opuesto frontalmente, escudándose en el papel social para el que se constituyeron las cajas de ahorros, y también para evitar la confrontación con los bancos. La famosa acusación de que las cajas sí pueden comprar bancos y los bancos no pueden adquirir cajas.

El sí del Banco de España

Sin embargo, los primeros contactos del actual gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, con la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha dejado la puerta abierta a esa expansión exterior, siempre que estas entidades no queden expuestas a riesgos innecesarios.

El Banco de España pretende buscar un mecanismo para que el propio mercado sea el que actúe y decida la expansión internacional de las cajas, y la fórmula presentada el jueves por La Caixa parece haberle gustado al gobernador, al que habían informado previamente, así como al vicepresidente económico, Pedro Solbes, a la Generalitat y a José Montilla, como próximo presidente de esa Comunidad.

Y a pesar de que es toda una novedad dentro del ámbito de las cajas, ya existen ejemplos en el mercado, como son Corporación Financiera Alba, perteneciente a la Banca March, o Corporación Mapfre, el «holding» de la aseguradora.

No obstante, fuentes de La Caixa matizaron ayer que aún es pronto para saber qué participaciones industriales de las que atesora la entidad serán las que formen parte en principio del «holding». Pero lo que sí esta claro es que no podrá dividir los porcentajes que tenga en una compañía determinada y sacar a Bolsa sólo una parte, porque necesariamente tiene que cotizar el bloque accionarial que controle. Tampoco se ha perfilado si la estructura del «holding» incluirá un sub-«holding» para separar las que coticen de las que no.

Otro de los aspectos que influirá a la hora de constituir el «holding» será la fiscalidad a la que están sometidas algunas participaciones industriales de compañías radicadas fuera de nuestro país.

Asimismo, la nueva estructura que pretende implantar La Caixa podría constituirse como el instrumento que estaban buscando las cajas para poder comprar bancos en el exterior de igual forma que lo hacen las sociedades anónimas. De paso se quitarían la presión insistente, ya desde hace años, del Banco de España para que las cajas emitan cuotas participativas, como una vía para equipararlas a cualquier compañía con su accionariado correspondiente, pero sin derecho a voto. Sin embargo, las cajas siempre han rechazado este método para obtener recursos, por considerar que es una financiación el doble de cara que el resto de vías existentes en el mercado.

CC.OO. emitió ayer un comunicado en el que indicaba que la creación del «holding» significa un «posicionamiento claro» de la Caixa contra las cuotas participativas, una fórmula que el sindicato siempre ha considerado como un camino claro hacia la privatización de las cajas.