Vicente Pascual Olmos, durante el curso «Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economia», hoy dentro de la programación de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander
Vicente Pascual Olmos, durante el curso «Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economia», hoy dentro de la programación de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander - EFE

Cabify duplica sus ingresos en España durante 2018 aunque continúa con pérdidas

La compañía facturó 144 millones de euros frente a los 72,96 millones obtenidos en el año anterior

Enviada especial a Santander Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Vicente Pascual, consejero delegado de Cabify, ha presentado hoy por primera vez los datos correspondientes a la facturación de la compañía durante 2018. La firma española alcanzó unos ingresos de 144 millones de euros en España frente a los 72,96 millones obtenidos en el año anterior.

Su resultado de explotación, sin embargo, sigue siendo negativo (-2,7%), si bien ha recortado la cifra respecto a 2017 (-7,1%). «Esperamos que esto se traduzca en que proximamente estemos pagando el Impuesto de Sociedades porque eso querría decir que estaríamos generando rentabilidad», ha dicho Pascual durante el seminario «Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía», organizado por la Universidad Menéndez Pelayo y la Asociación de Periodistas Económicos (Apie).

El responsable de Cabify no ha ofrecido las cifras de su negocio en Iberoamérica debido a que todavía no han cerrado el ejercicio. Respecto a la tributación en España, ha asegurado que son una empresa «que ha venido de ser muy pequeña y ahora estamos bajo el ojo público. Se dice que Cabify no paga impuestos en España y esto es absolutamente falso». Pascual ha anticipado que la organización pagó más de ocho millones de euros en impuestos de IVA y salarios en España.

Sobre la salida a Bolsa de la compañía, su consejero delegado ha confirmado que está en la «hoja de ruta» y es el camino a realizar en los próximos dos años. Además, ha insistido en que «dado el ritmo al que crece la industria, estamos siempre en búsqueda de financiación porque estamos haciendo algo que está muy bien, que es sostenible y que crece. Si existe la oportunidad de conseguir más financiación y seguir creciendo, lo aprovecharemos».

Papel del regulador

En su intervención, Pascual ha aludido al concepto de innovación que, tal y como ha dicho, «está transformando el mundo». El responsable de la firma española ha celebrado que, a nivel internacional, se haya producido un cambio «extraordinariamente rápido y sustancial» en el top-5 de las empresas por valor bursátil al tiempo que ha lamentado que en España el listado de las compañías líderes «no ha variado mucho» y que el país se esté «quedando fuera de esta evolución». «Todas estas empresas responden a la búsqueda de incentivos, que se producen donde existen ineficiencias en el mercado. Con la tecnología se detecta que había muchas necesidades de las personas que no se estaban cubriendo con el acceso a servicios», ha indicado.

El consejero delegado de Cabify ha afirmado que la innovación se está produciendo en todos los países aunque «está escalando principalmente en Estados Unidos y China, dejándonos atrás al resto».

En su opinión, tres son las razones que responden a esa realidad: el difícil acceso al mercado de capitales, el hecho de que en esos dos territorios «existe un gran mercado interno en el que las empresas pueden crecer y testar sus soluciones», mientras que en España tenemos un mercado atomizado, de comunidades y de entes municipales que hace que haya que adecuarse a las regulaciones de cada uno de estos sitios» y el papel del regulador, ya que, según ha manifestado, «debería proteger de las externalidades a los ciudadanos, pero también fomentar la innovación y el crecimiento». En este sentido, ha recordado que «en otros países han entendido que la movilidad y el transporte son industrias estratégicas, pero el regulador a nivel europeo no está jugando este rol de fomento, la innovación llega de otros y lo hace para quedarse. Es un proceso imparable».