El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici (d), y el vicepresidente para el Euro, Valdis Dombrovskis
El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici (d), y el vicepresidente para el Euro, Valdis Dombrovskis - EFE

Bruselas mantiene a España dentro del procedimiento por déficit excesivo y saca a Portugal y Croacia

La CE recomienda al Gobierno español adoptar más coordinación entre los servicios de empleo para responder a las necesidades de parados y empresarios y medidas para promover la contratación indefinida

MADRIDActualizado:

La Comisión Europea (CE) ha propuesto sacar a Portugal y Croacia del procedimiento de déficit excesivo, al haber reducido ambos países sus déficit por debajo del 3% que marca la legislación europea, de forma que únicamente cuatro Estados miembros (España, Francia, Grecia y Reino Unido) seguirán bajo el «brazo correctivo» de Bruselas. El Ejecutivo comunitario ha publicado este lunes sus recomendaciones específicas por país en el que también revisa la situación presupuestaria de los Estados miembros que cuentan con desequilibrios presupuestarios y macroeconómicas.

Así, si el Consejo acepta la recomendación de la Comisión, solo Francia, España, Grecia y el Reino Unido mantendrán abierto el proceso de déficit excesivo, frente a los veinticuatro países que en 2011 se encontraban en esa situación.

Además, Bruselas recomienda a España llevar a cabo un análisis «amplio» sobre el gasto público con el objetivo de identificar áreas de mejora para incrementar su eficiencia, al mismo tiempo que ha insistido en la necesidad de garantizar el cumplimiento de la senda fiscal marcada el año pasado, que establece un objetivo de déficit público del 3,1% del PIB este año.

Esta referencia sobre el marco fiscal se refiere concretamente a un refuerzo de la regla del gasto para evitar la existencia de «lagunas legales» en su interpretación y a hacer más automáticos los mecanismos correctivos", según han explicado fuentes comunitarias, que han añadido que, aunque no estén reflejadas en las recomendaciones, sigue habiendo «muchas excepciones» en el IVA y los impuestos medioambientales «siguen siendo muy bajos».

Con respecto al mercado laboral, Bruselas insta a España a adoptar más coordinación entre los servicios de empleo para responder a las necesidades de parados y empresarios y medidas para promover la contratación indefinida. Asimismo, los expertos de la CE alertan de la falta de un plan general en España para combatir la segmentación en el mercado laboral y recuerdan que el país tiene uno de los mayores porcentajes de empleo temporal en toda la Unión Europea.

Abordar las diferencias entre comunidades

También se recomiendan acciones para abordar las «persistentes disparidades» regionales en las condiciones para poder disfrutar de unos ingresos mínimos garantizados y para mejorar la ayuda a las familias, incluido el acceso a cuidados infantiles de calidad.

En primer lugar, el Ejecutivo comunitario sugiere a España que garantice el cumplimiento de sus obligaciones en relación con el procedimiento de déficit excesivo, incluidas las medidas para reforzar el marco fiscal y el de licitaciones públicas.

«España todavía carece de un marco político claro y consistente de contratación pública que asegure el cumplimiento legal», así como la competencia y la eficiencia económica, dice la CE, que recuerda que el Gobierno español ha aplicado medidas este año que deberían mejorar el sistema de supervisión en ese ámbito y que están pendientes de la aprobación del Parlamento.

La CE recomienda asimismo a España abordar las disparidades regionales existentes en los resultados educativos, en particular, mediante el refuerzo de la formación de los enseñantes y a través del apoyo individual a los estudiantes.

Por último, pide a las autoridades españolas que garanticen una inversión «adecuada y sostenible» en la investigación e innovación, y que refuercen la gobernanza a todos los niveles. También sugiere a España que garantice la aplicación completa y a tiempo de la ley sobre la unidad de mercado.

En sus recomendaciones, Bruselas da un toque de atención a España por la corrupción e indica que, pese a los progresos" para combatir ese problema, y en particular las investigaciones sobre casos a nivel local y regional, no se han desarrollado «estrategias preventivas a medida para mitigar los riesgos de corrupción». Tampoco existe una estrategia preventiva compartida en los distintos niveles gubernamentales, añade.

Más reformas en Finlandia y Bélgica

La CE también propone adoptar reformas adicionales en Finlandia y Bélgica y concluye que ambos países cumplen con el límite del 60% del PIB establecido en el pacto de estabilidad. La elaboración de estos informes constituye el primer paso ante la posible apertura de un procedimiento de déficit excesivo.

La Comisión asegura que el cumplimiento en el caso belga depende de la adopción en 2017 de medidas fiscales suplementarias. En cuanto a Finlandia, llama a adoptar e implementar reformas estructurales destinadas a aumentar la productividad y el suministro de mano de obra "con el fin de mejorar las perspectivas de crecimiento a medio plazo y la viabilidad de sus finanzas públicas".

De todas formas, el Ejecutivo comunitario ha concedido mayor flexibilidad a Helsinki a la vista de los planes para implementar reformas estructurales, incluido un pacto de competitividad y una reforma de las pensiones.

Bruselas también ha decidido dar tiempo a Lituania por las reformas previstas para incrementar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Por lo que a Italia se refiere, la Comisión constata que las medidas fiscales necesarias para 2017 ya se han tomado y que no son necesarias iniciativas adicionales para garantizar el respeto de los criterios de la deuda.

Como sucede con Chipre y Portugal, Bruselas certifica que no tiene intención de avanzar en el procedimiento de desequilibrios macroeconómicos abierto a Italia si se adoptan las recomendaciones de la Comisión.

La advertencia enviada a Rumanía responde a la desviación «significativa» del déficit público, que pasó en 2016 del 0,6 % al 2,6% del PIB. En ese sentido, la Comisión propone al Consejo adoptar recomendaciones para que Bucarest tome medidas «apropiadas» este año con el objetivo de «corregir» su desviación.