Numerosos asistentes a la junta criticaron las intervenciones de Prado y Bogas
Numerosos asistentes a la junta criticaron las intervenciones de Prado y Bogas - ERNESTO AGUDO

El consejo de Endesa recibe numerosos pitos en la junta de accionistas

Borja Prado y José Bogas fueron interrumpidos numerosas veces durante sus intervenciones por sindicalistas que protestaban por la falta de un nuevo convenio colectivo

Actualizado:

El consejo de administración de Endesa ha recibido hoy numerosos pitidos e insultos de un gran número de personas presentes en la junta de accionistas celebrada hoy en Madrid y que ha durado tres horas y media, especialmente cuando han intervenido su presidente saliente, Borja Prado, y el consejero delegado, José Bogas.

Los sindicalistas y trabajadores han podido acceder al auditorio porque habían adquirido acciones de la compañía. Fuera, en la calle, cientos de personas venidas de distintos puntos de España protestaron contra la gestión de la compañía y la ruptura de las negociaciones del nuevo convenio colectivo, lo que ha supuesto la pérdida de beneficios sociales, como bonificaciones en el precio de la luz, seguro médico y ayudas escolares para unos 26.000 exempleados, jubilados y familiares.

En la sala, Borja Prado -que hoy es relevado en la presidencia de la compañía por Juan Sánchez-Calero- ha recibido las protestas más ruidosas cuando ha agradecido la presencia de los consejeros de Enel, el accionista mayoritario de la compañía, Patricia Grieco (presidenta del grupo italiano) y de Francesco Starace (vicepresidente de la compañía española). También ha habido pitidos y gritos cuando Prado ha dicho que «somos de lejos la eléctrica que más invierte en España», al anunciar que «mantendremos la política de dividendos» y tras afirmar que «Endesa ha mantenido su marca y personalidad».

Las protestas subieron de tono, mezcladas con algunos aplausos, cuando Prado terminó su intervención y dio la palabra al consejero delegado, José Bogas, que será quien asume todas las funciones ejecutivas a partir de ahora. Bogas ha sufrido numerosas interrupciones por los silbidos y críticas de los sindicalistas.

Bogas y Sánchez-Calero
Bogas y Sánchez-Calero - ERNESTO AGUDO

Borja Prado dijo que teme que «volveremos a caer en el fango de la crisis en un abrir y cerrar de ojos si dejamos pasar el momento por la cercanía de las elecciones, por un indeseable retraso en la formación del próximo gobierno o por un análisis erróneo de la gravedad de la coyuntura. En mi última intervención ante esta junta pido a la clase política el esfuerzo necesario para que España disponga cuanto antes de un gobierno estable, con un programa enfocado a apuntalar la recuperación y a situar nuestra economía en condiciones de sacar el máximo provecho, con el mínimo daño, a la revolución tecnológica que tenemos por delante».

Añadió que «hemos establecido siempre un clima de entendimiento con los reguladores, incluso cuando se producían lógicas diferencias de criterio y opinión».

Afirmó que «pueden ustedes estar muy orgullosos de su compañía porque es una gran empresa, una de esas grandes empresas que son injustamente tratadas en demasiadas ocasiones». Subrayó que en estos 10 años «ha sido la empresa eléctrica española más rentable para sus accionistas. La deuda de Endesa ha descendido de 18.500 millones de euros a cierre de 2009 a cerca de 5.800 millones con que cerramos el ejercicio 2018. ¡Una reducción de deuda financiera de más de 3 veces!».

Por su parte, el consejero delegado, José Bogas, ha pedido un rediseño de las tarifas eléctricas en España, que son de «las más elevadas de Europa», con casi la mitad de su importe correspondiente a «sobrecostes de política energética e impuestos que nada tienen que ver con el estricto coste del suministro eléctrico», para impulsar la electrificación necesaria para la transición energética. Y advirtió de que el diseño de la tarifa no favorece el consumo en las horas del día «en las que la energía es mucho más barata y las redes eléctricas se encuentran ociosas».

En el turno de palabra de los accionistas, intervinieron una veintena de personas, algunas de ellas en poder de tan solo una acción de Endesa. Entre otros, han hablado representantes sindicales, de Greenpeace, de la plataforma Un futuro sin carbón, y de la Alianza contra la pobreza energética.

En su respuesta a todos ellos, Borja Prado dijo que «lamento profundamente la situación» creada por la ruptura de las negociaciones del nuevo convenio colectivo, lo que supone «un fracaso de todas las partes». Afirmó que espera que «se recupere pronto el clima constructivo, a pesar de que la Audiencia Nacional nos ha dado la razón».

Como curiosidad se puede añadir que Sánchez-Calero estuvo sentado durante la junta en la primera fila de los invitados, entre los dos presidentes de honor de Endesa, Rodolfo Martín Villa y Manuel Pizarro.

Al término de la junta, se reunió el consejo de administración en el que se designó a Sánchez-Calero como nuevo presidente de la compañía.