EFE

La Bolsa de Tokio cae a su mínimo desde mayo tras el lanzamiento del misil norcoreano

El Nikkei cierra con un descenso de 87,35 puntos, un 0,45 por ciento, hasta situarse en 19.362,55 puntos

TokioActualizado:

La Bolsa de Tokio cayó hoy a su menor nivel intradía de los últimos cuatro meses debido a la inquietud de los inversores tras el nuevo lanzamiento de un misil norcoreano, que sobrevoló el archipiélago nipón antes de impactar en el océano Pacífico.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró hoy con un descenso de 87,35 puntos, un 0,45 por ciento, hasta situarse en 19.362,55 puntos. El segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 2,36 puntos, un 0,15 por ciento, hasta situarse en 1.597,76 unidades.

El parqué tokiota alcanzó así su peor nivel desde comienzos de mayo tras arrancar en negativo una jornada marcada por el nuevo ensayo armamentístico norcoreano, llevado a cabo a primera hora del día, antes de la apertura bursátil.

El misil disparado hoy desde las proximidades de Pyongyang cayó a unos 1.180 kilómetros del cabo de Erimo, en el extremo nororiental del archipiélago japonés, tras recorrer una distancia total superior a los 2.700 kilómetros, precisó el Ejecutivo nipón.

Se trata de la primera vez desde 2009 en que un misil norcoreano sobrevuela territorio japonés, lo que causó la activación del sistema de alerta J-Alert, a través del cual se pidió a los residentes del área próxima a su trayectoria que tomaran precauciones, algo que también provocó interrupciones en los servicios de trenes regionales.

El nuevo ensayo armamentístico norcoreano tuvo lugar después de que el sábado Pyongyang lanzara tres proyectiles balísticos de corto alcance a las aguas del mar de Japón, y tras probar el mes pasado dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

El temor a un recrudecimiento de las tensiones regionales causó que el dólar cayera hoy frente a la divisa japonesa, considerada moneda refugio entre los inversores, hasta cotizarse en la zona alta de los 108 yenes.

Esta tendencia perjudica a los grandes exportadores japoneses, puesto que los hace menos competitivos en el exterior y reduce sus ingresos a la hora de repatriarlos.

Los sectores que registraron mayores pérdidas en el parqué tokiota fueron los del papel y la pulpa del papel, el de las aseguradoras y el de las corredurías.