Alberto Fanego

Blackstone compra el 50% de Testa y refuerza su imperio inmobiliario en España

BBVA y Merlin salen de la socimi a través de una operación valorada en 947 millones de euros

MadridActualizado:

España se ha convertido en un mercado de referencia para Blackstone. El fondo estadounidense ha formalizado, a través de su filial Tropic Real Estate, un acuerdo con Merlin, Banco Santander y BBVA para adquirir el 50,01% de Testa por algo más de 947 millones de euros.

Como consecuencia de esta operación, BBVA y Merlin salen de la socimi especializada en el mercado residencial. Además, el Santander reduce su posición en la inmobiliaria hasta el 29%, tras traspasar un 7,76% de la firma. Blackstone, no obstante, ha hecho una oferta vinculante de 14,32 euros por acción (lo que supone una prima cercana al 2%) a los propietarios del 99% de la compañía. Además, se ha comprometido a adquirir el resto de títulos al mismo precio.

Está previsto que parte de la venta de Testa (el 51%) se abone a finales de diciembre. El resto se traspasará mediante dos pagos que se formalizarán en marzo y septiembre de 2019. El compromiso de compraventa, según ha detallado la socimi en un comunicado remitido al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), estará sujeto a la autorización de las autoridades de competencia.

Testa Residencial es líder en el segmento del alquiler en España, con una cartera de 10.615 unidades valorada en más de 2.600 millones de euros. Sus rentas brutas anualizadas alcanzan los 85 millones de euros y su tasa de ocupación es del 91,4%.

Constituida en 2016 por Merlin, Santander y BBVA, la socimi anunció a principios de año que daría su salto al mercado continuo. La operación, prevista para mayo, finalmente se suspendió debido a la incertidumbre política registrada en este periodo en España e Italia. Finalmente, en julio, Testa comenzó a cotizar en el MAB.

Merlin ya tenía previsto salir del accionariado de la firma. De hecho, para la socimi dirigida por Ismael Clemente se había convertido en un objetivo estratégico. La fallida opv impidió esta desinversión, que finalmente se ha concretado con la entrada en escena de Blackstone.

El fondo estadounidense, por su parte, sigue sumando activos inmobiliarios a su cartera con esta adquisición. Después de comprar al Banco Popular activos inmobiliarios valorados en 30.000 millones de euros el año pasado (la mayor operación inmobiliaria de la historia de España) Blackstone se hizo este verano con el 90% de Hispania, a través de una opa en la que valoraba a la cotizada en 1.992 millones de euros.