Bjorn Kjos, junto a un avión de Norwegian antes de abandonar la compañía
Bjorn Kjos, junto a un avión de Norwegian antes de abandonar la compañía - Reuters

Bjørn Kjos, consejero delegado durante 17 años y uno de los fundadores de Norwegian, abandona la compañía

La aerolínea nórdica, que pierde 145,8 millones hasta junio, vive un entorno competitivo cada vez más exigente

BerlínActualizado:

Bjørn Kjos, el consejero delegado y uno de los fundadores de Norwegian –que pierde 145,8 millones hasta junio–, deja la aerolínea que fundó hace menos de dos décadas. La compañía noruega que nació como aerolínea regional, se reinventó como ‘low cost’ por obligación y en 2018 se embarcó en una ambiciosa expansión, acelera así su venta al tiempo que busca nuevo CEO. Kjos, de 72 años, pasará ahora a ser asesor del presidente de la compañía, Niels Smedegaard, y será sustituído de manera interina por el actual director financiero, Geir Karlsen, de 54 años.

La aerolínea nórdica que acumula pérdidas y vive un entorno competitivo cada vez más exigente debe estar "bien preparada para lidiar con los mercados volátiles y acontecimientos inesperados”, ha comentado Smedegaard, de 57 años, que asumirá ahora un papel más activo en la gestión. "En el camino de Norwegian del crecimiento a la rentabilidad –ha apuntado el presidente de Norwegian–, es crucial que continuemos trabajando en nuestras iniciativas de reducción de costes y que constantemente nos aseguremos de que tenemos una cartera de rutas que da beneficios".

Junto a Kjos, la aerolínea pasó de ser una pequeña empresa doméstica con 130 empleados y cuatro aviones a convertirse en una compañía aérea de bajo coste y alcance global, con 11.000 trabajadores y 162 aparatos. Tras un complicado período de desafíos financieros y operacionales, fomentado por importantes inversiones, Norwegian cambió su estrategia del crecimiento a la rentabilidad en 2018.

Los ingresos de la aerolínea alcanzaron en el segundo trimestre los 1.263 millones de euros, un 19% más que los 1.060 millones de euros del mismo periodo del año anterior, impulsado principalmente por el crecimiento intercontinental. Casi diez millones de pasajeros volaron con Norwegian entre abril y junio de este año, cifra similar a la de hace un año. La ocupación media fue del 88%, un 1,2% más que en 2018.

Según Kjos, los resultados del segundo trimestre muestran que Norwegian está cumpliendo con su estrategia de pasar del crecimiento a la rentabilidad: "A pesar de problemas operacionales fuera de nuestro control tales como el varado de nuestra flota de 737 MAX, estamos consiguiendo los ingresos operativos más altos de la historia de Norwegian en un segundo trimestre", subrayó.