Laura Falceto, pbeca de tenis en Florida Golf Coast University
Laura Falceto, pbeca de tenis en Florida Golf Coast University - ABC

Becas deportivas, así se saca partido a los estudios en EE.UU.

Alrededor de 1.200 jóvenes españoles se benefician cada año de las ayudas que ofrece su sistema educativo

MadridActualizado:

El año pasado alrededor de 1.200 jóvenes españoles realizaron sus estudios en una universidad norteamericana gracias a una beca deportiva. Cursar los estudios universitarios y seguir practicando un deporte a alto nivel no resulta utópico si hablamos del sistema educativo de EE.UU., bastante diferente a lo que ocurre en España. Un modelo, que si bien no se adapta a todos los estudiantes, sí abre muchas posibilidades laborales futuras además de no obligar a los jóvenes a renunciar a su pasión deportiva. Buenas notas, dominio del inglés y destacar en alguna modalidad deportiva te facilita el camino. Hay empresas que se ocupan de orientar a los jóvenes y prepararles para las pruebas necesarias.

«Mi experiencia fue tan increíble que no entendía por qué no había en EE.UU. más españoles estudiando», explica a ABC Empresa Gonzalo Corrales, fundador de AGM Sports. En 1991, cuando tenía 17 años, fue campeón junior de tenis de España, Europa y el mundo. Optó por el deporte pero los planes no salieron como esperaba y retomó los estudios a los 19 años, gracias a una beca en una universidad norteamericana. «Se pide a los jóvenes una decision drástica, que elijan entre estudio o deporte pero fuera puedes compaginar ambas cosas», aclara. Permaneció 12 años en tierras americanas y con su hermano en Zaragoza y otro socio en Madrid decidieron crear una estructura para ayudar a otros jóvenes en su situación. «En los primeros años nos encontramos con las puertas cerradas, la mentalidad era que al talento no se le podía sacar fuera», recuerda Gonzalo. Ahora, el 95% de los jóvenes que acuden a esta empresa les conocen a través de una referencia. Son 30 personas, en su mayor parte deportistas que han disfrutado anteriormente de este tipo de becas.

W2A Management, se creó en 2015, originariamente centrada en deportistas del mundo del baloncesto, con José Ortiz, José Miguel Guerrero, Luis Guill y Juan Lasso como fundadores. «La empresa aparece de forma natural porque los propios jóvenes les preguntaban qué tenían qué hacer», explica el director general de la firma, Jaime Scott. Detectan talento deportivo y académico «y a partir de ahí trabajamos en los aspectos que se piden para poder tener acceso a la beca», añade. Los jóvenes deben prepararse la SAT (selectividad americana) con pruebas de inglés y matemáticas y el Toefl y además cuentan las notas medias de los últimos cuatro años. «Preparamos un plan de acción de tres años para que los chicos tengan más oportunidades», afirma Scott. También trabajan con universidades en Canadá y Reino Unido.

Cuanto mejor seas en el deporte y mejor notas tengas, a mejores universidades te podrás presentar. Pero las empresas logran entre el 70 y el 80% de éxito en los casos con una financiación que va del 50 al 100% del montante total anual. Los servicios de asesoramiento a los jóvenes y sus familias cuestan entre 3.000 y 4.000 euros en total. Se estima que el coste de la universidad, alojamiento y comida al año sea de entre 40.000 y 60.000 euros. A la hora de pedir la beca, las chicas lo tienen algo más fácil en cuanto al montante porque «el 65% logra la financiación 100%». Para renovar la beca es necesario aprobar cada año el curso.

Una experiencia única

Las becas de baloncesto son las más solicitadas pero cada vez se piden más otros deportes como tenis, golf, esgrima, fútbol o natación. Vicky Conde jugaba al fútbol en el Rayo cuando optó por una beca para estudiar Exercise Science en Southern Connecticut State University y se quedó allí tres años. «Ha sido una vivencia única y enriquecedora, en España nunca hubiese tenido una experiencia así», afirma Vicky a ABC Empresa. «En EE.UU. la vida de estudiante es un lujo si eres deportista porque tienes el apoyo de profesores y entrenadores para estudiar y competir a buen nivel», añade. Tras graduarse, logró trabajo de entrenadora allí y regresó a España para acabar su másteres y seguir compitiendo. Ha vuelto a EE.UU. Donde continúa su carrera como entrenadora aunque abierta a otros proyectos.

Laura Falceto, por su parte, logró una beca de tenis en Florida Golf Coast University donde sigue estudiando. Reconoce que empezó el proceso sin saber muy bien si quería irse pero ahora está encantada, «con mis compañeras que son como hermanas, el tenis en equipo, el ambiente universitario...». Le queda un año más y a nivel deportivo espera hacerlo «lo mejor posible. Cuando acabe, sin dejar el tenis, me centraré más en el perfil profesional y buscaré un doctorado».

Una experiencia que gracias a la inmersión total en el idioma y al desarrollo de las competencias propias de cada deporte ofrece a los participantes un futuro laboral bastante prometedor.