El 3DIncubator ocupa 600 metros cuadrados de la sede del CZFB
El 3DIncubator ocupa 600 metros cuadrados de la sede del CZFB

Barcelona inaugura la primera incubadora de impresión 3D de Europa

La instalación permite desarrollar aplicaciones industriales a partir de la fabricación aditiva

BARCELONAActualizado:

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, inaugurará mañana en Barcelona la primera incubadora europea centrada en exclusiva en la impresión 3D. Al tratarse de una tecnología muy novedosa, todavía es necesario una fuerte inversión en investigación y desarrollo, y también en la generación de espacios de incubación y transferencia. De ahí que el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) y la Fundación Leitat, con el respaldo económico de Fondos Feder a través de la Fundación INCYDE, hayan invertido tres millones de euros en maquinaria de impresión de última generación para ayudar a las pequeñas y medias empresas y a las startups a que hagan posibles sus proyectos al tiempo que fomentan su crecimiento.

La fabricación aditiva, popularmente conocida como impresión 3D, avanza a pasos agigantados y según los expertos va a representar en los próximos 20 años uno de los mayores elementos de transformación de la industria desde el inicio de la revolución industrial. Gracias a la progresiva digitalización de la industria, hoy es posible imprimir coches, aviones, prótesis humanas y ropa.

El nuevo modelo industrial que alumbra el proceso aditivo prescinde de herramientas y utillajes de fabricación en favor de la impresión 3D, al transformar un archivo digital en un objeto físico a partir de la sucesiva superposición de capas micrométricas de material, normalmente en forma de polvo de plástico, resina, metal, papel y otros muchos más, hasta conseguir el objeto deseado.

Otra ventaja de este tipo de fabricación que subraya Pere Navarro, delegado especial del Gobierno en el CZFB, es la logística, puesto que al permitir imprimir en el lugar donde se consuman las piezas, sólo habrá que transportar la materia prima en una especie de tóner para las impresoras normales.

El Consorci lanzó el verano pasado una oferta internacional de incubación a la que acudieron 43 proyectos empresariales, de los que 34 han cumplido los requisitos. En cinco años pasarán un centenar de empresas.

En el caso de los primeros proyectos seleccionados que podrán utilizar la incubadora, hacen referencia a los sectores de bienes de consumo (gafas de sol, instrumentos musicales), bienes de equipo (repuestos para maquinaria), del sector salud (implantología dental, plantillas, material quirúrgico), otros forman parte de proyectos de movilidad (drones, bicicletas), también de áreas de consultoría, tecnologías de la información, química y logística.

Una factoría 4.0

La incubadora es uno de los ejes del impulso a la industria 4.0 que realiza el Consorci, ya que también se levantará en el mismo polígono de la Zona Franca la primera fase del Hub DFactory, una nave abierta en el corazón del polígono de la Zona Franca, con espacios colaborativos, pequeños aeropuertos de drones, implantación robótica, blockchaing y un techo que será una zona verde, entre otras características. La primera fase está en marcha con 17.000 metros cuadrados y 17 millones de inversión. Con las siguientes fases, el Hub DFactory alcanzará los 100.000 metros cuadrados.

Impulso de la industria 4.0

El Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), además de impulsar la industria 4.0, promociona entre las empresas del polígono, los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). En esa línea, la Alta Comisionada de la Agenda 2030, Cristinga Gallarch, participará el martes junto a Pere Navarro en un diálogo en el que los empresarios del polígono podrán plantear sus inquietudes, además de responder a una encuesta para conocer el grado de cumplimiento de los ODS. En el entorno industrial, los objetivos se relacionan con el consumo energético, de agua, al transporte sostenible y a la consecución del residuo cero, entre otros.