Bankinter no ve «en un principio ningún interés» en invertir en el banco malo
El banco es partidario de mantener el veto sobre las posiciones cortas - EFE

Bankinter no ve «en un principio ningún interés» en invertir en el banco malo

La entidad ganó 72,3 millones de euros en el tercer trimestre del año, un 50,8% menos, tras cubrir toda su exposición al ladrillo

madrid Actualizado:

El Ministerio de Economía y el Banco de España trabajan a contrarreloj en el diseño del banco malo, la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, S.A. (Sareb). Y sobre todo tratan de convencer a los bancos sanos del país para que inviertan en él y no acabe suponiendo un coste para el contribuyente. «Lo estudiaremos, pero en un principio pensamos que no nos va a interesar, por eso no estamos pensando en entrar en él», ha dicho este jueves María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, una de las entidades invitadas a participar en el capital de esa sociedad en la que las entidades con ayudas públicas tendrán que aparcar sus activos tóxicos ligados al ladrillo.

Dancausa ha asegurado en este sentido que ayer mismo el organismo dirigido por Luis María Linde mantuvo una reunión «de alto nivel» con los presidentes de Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Kutxabank, Unicaja y Bankinter —las siete entidades sin déficit de capital, según el test de estrés de la consultora Oliver Wyman— con el banco malo como asunto central del encuentro.

«Por eso no puedo afirmar lo que va a hacer Bankinter, porque no es una decisión que pueda tomar yo sola», zanjó Dancausa, quien ha asegurado además que Bankinter, al ser una de las entidades sin necesidades extra de capital, no se siente presionada para comprar alguna entidad en apuros o protagonizar alguna fusión. «Solo haríamos algo que nos complemente y nos permita llegar a otros clientes o a zonas geográfias donde no estamos tan presentes», ha explicado la banquera.

La banca sana podrá traspasarle sus activos

El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, hace semanas que se ha puesto en contacto con los principales banqueros del país para pedirles su colaboración en la financiación de esa sociedad de gestión de activos. Los bancos, sin embargo, se muestran reticentes al menos hasta conocer el precio al que las entidades traspasarán al mismo sus inmuebles, y con qué fórmula podrían entrar en el capital de la sociedad. Lo último que desean, además, es ver ligada su marca e imagen a una sociedad que se relaciona directamente con las ayudas públicas procedentes de Bruselas.

La idea inicial de Economía era que lo hiciesen aportando capital en efectivo. Sin embargo, esas reticencias podría obligar al Ministerio a permitirles tomar una participación traspasando a la sociedad sus propios activos. Además, el Gobierno da vía libre al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que será accionitas minoritario del banco malo, a ofrecer a los posibles inversores incentivos de rentabilidad para atraer su interés, según informan fuentes de Economía.

Como fuere, Dancausa ha dicho que lo importante ahora es «hacer una buena gestión del banco malo para hacerlo bueno» y, en este sentido, insistió en que lo fundamental será el precio de transferencia de los activos, que Economía podría dar a concer en los próximos días. En este sentido, Dancausa, como ya hizo días atrás, reclamó que el descuento que se aplique sobre los inmuebles y créditos a transpasar no sea muy elevado a fin de evitar un efecto dominó que arrastre el precio de los activos de la banca sana.

Bankinter, saneado

Bankinter está vendiendo actualmente los activos que se ha adjudicado por el impago de deudas como hipotecas con un descuento medio del 33%, según los datos facilitados por la entidad durante la presentación de sus resultados al cierre del tercer trimestre del año.

«Se están vendiendo de forma acelerada», explica la entidad, que actualmente cuenta con 587 millones de euros en inmuebles adjudicados, la mayor parte de ellos viviendas y en menor medida suelo y terrenos.

«Hay que solicitar la ayuda del BCE»

Dancausa ha considera que una vez se ponga en marcha el banco malo y se inicie la reestructuración de las entidades con problemas «se dejará de hablar de la banca». En este sentido, la consejera delegada de Bankinter ha recordado que ahora la incógnita a despejar es si España acudirá o no al plan de ayuda dispuesto por el Banco Central Europeo (BCE) para países como España e Italia.

La banquera ha mostrado partidaria de que el Ejecutivo popular la solicite para despejar incertidumbres que «no son buenas», ha explicado. «Creo que decir "a lo mejor pido la ayuda, a lo mejor no la pido" no es bueno», ha dicho en clara referencia a las palabras del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. «Cuando tienes que tomar decisiones y no puede tomarlas es mejor rendirse a la evidencia pronto y solicitar ayuda. Y hay casos de ayudas que han dado muy buenos resultados», ha dicho.

Hasta el pasado mes de septiembre, Bankinter obtuvo un beneficio neto de 72,3 millones de euros, un 50,8% menos que entre enero y septiembre de 2011. Ese descenso, según ha justificado Dancausa, se produce después de que la entidad haya cubierto toda su exposición al negocio del ladrillo en el primer semestre del ejecicio, cumpliendo así con todos los decretos de saneamiento financiero.

Al respecto, Dancausa ha señalado como «saludable» la evolución del margen de negocio antes de provisiones (ingresos menos gastos del banco), que crece un 41,7%, hasta 467 millones de euros, y ha mantenido la previsión que hizo en julio de que Bankinter cerrará el año con un beneficio de unos 130 millones de euros, gracias, precisamente, a que esos ingresos «están yendo bien», ha dicho.