La banca en apuros no prevé usar la ayuda pública para sanearse

La banca en apuros no prevé usar la ayuda pública para sanearse

Hoy termina el plazo para que envíen a Linde sus planes de recapitalización

madrid Actualizado:

La consultora Oliver Wyman dictaminó que la banca española tiene un agujero de 53.900 millones de euros. Y el Gobierno está dispuesto a pedir a Bruselas unos 40.000 millones para sanear las cuatro entidades ya nacionalizadas y hasta seis más (Banco Popular, BMN, Caja3, Liberbank, Ibercaja y Caja España) que también presentan un déficit de capital y en caso de que necesiten esa ayuda. Pero la mayoría de esa media docena de bancos no prevé recurrir a ese apoyo y confía en seguir adelante por sus medios, según los planes de recapitalización que han enviado al Banco de España.

El Popular ya presentó la pasada semana un detallado plan de saneamiento que pasa por una «macroampliación» de capital de 2.500 millones con la que tapar sus carencias, de 3.223 millones. Y ayer lo remitió al supervisor.

Las miradas se centran ahora en buena parte en Liberbank, después de que este martes Ibercaja diese por rota su fusión con ella a raíz de ese examen, que desveló unas necesidades de 1.198 millones en la vieja caja asturiana. Liberbank enviará hoy al gobernador, Luis María Linde, un plan en el que le propone cubrir ese déficit por sus propios medios, mediante la venta de activos como inmuebles y participaciones industriales, e incluso confía en la llegada de algún inversor privado.

Ibercaja, con unas necesidades de solo 226 millones, tirará también de beneficios y de la venta de activos. La hoja de ruta que ha enviado al Banco de España no incluye ninguna fusión, pero fuentes cercanas a la entidad admiten que podría retomar su integración con Caja3 una vez que esta, que necesita 779 millones, se sanee.

Situación similar a la anterior podría darse entre Unicaja y Caja España-Duero, cuya fusión aún está por cerrar. La caja malagueña quiere revisar los términos de la integración despúes de que Oliver Wyman detectasen un agujero de 2.063 millones en la entidad castellanoleonesa, que enviará hoy al supervisor tres propuestas diferentes. Su preferida, seguir con esa fusión. Sin embargo, Medel podría obligar a Caja España-Duero a sanearse antes de entrar en Unicaja Banco.

Solo BMN reconoce ante el Banco de España que podría pedir una ayuda temprana (vía «cocos») a devolver en junio de 2013. Eso sí, prioriza también la venta de activos y hasta una ampliación de capital.

Linde dispone ahora de unos 15 días para dar su visto bueno a esos planes, de forma que puedan ser aprobados por Bruselas a principios de noviembre. Esos documentos podrían presentar cambios en las próximas fechas, pues algunas entidades podrían esperar a conocer los detalles del «banco malo» y estudiar si les compensa entrar en él y por lo tanto acudir finalmente a las ayudas públicas.