El ERE de Banco Santander establece el cierre de 1.150 sucursales
El ERE de Banco Santander establece el cierre de 1.150 sucursales - Miguel Muñiz

Banco Santander cierra hoy 176 oficinas por el ERE

La entidad todavía tiene pendiente la clausura de 433 sucursales más antes de que finalice este año

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Banco Santander avanza en su cierre de oficinas. Un plan establecido en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) alcanzado en junio con los sindicatos, que además de la clausura de 1.150 sucursales, incluye la salida de 3.223 trabajadores.

Así, la entidad presidida por Ana Botín echa hoy al cierre a 176 oficinas, tal y como había previsto. Hace dos semanas lo hizo con otros 86 locales, a los que seguirán 164 el 4 de octubre y 175 más el día 18 del mes que viene.

En Castilla y León se cerrarán este viernes un total de 32 oficinas. La segunda comunidad autónoma más afectada será Cataluña, con 26. Le seguirán Galicia (21), Andalucía (21), Madrid (18), Valencia (17) y Murcia (17). Aragón, Navarra y La Rioja contarán con once sucursales menos. Baleares sufrirá siete cierres, y País Vasco, cuatro.

Asimismo, se llevará a cabo la clausura de tres oficinas en cada una de las regiones de Canarias, Cantabria y Asturias y Castilla La-Mancha, mientras que serán cuatro las sucursales que se cerrarán en Extremadura.

Integración de Popular

El banco comunicó que comenzaría a ejecutar este plan después de que finalizase el proceso de integración tecnológica de las sucursales de Banco Popular en el grupo, lo que tuvo lugar el pasado mes de julio.

En cualquier caso, la entidad llevó a cabo el cierre de 116 oficinas en los meses de mayo y junio, pero en este caso se trató de sucursales que se cerraron en territorios piloto o porque su negocio era limitado y se traspasaron a agentes colaboradores, según las fuentes consultadas.

Sumando todos los cierres anunciados y ejecutados, todavía estaría pendiente la clausura de 433 oficinas más, que deberá ejecutarse antes de que finalice el año 2019.

Banco Santander y la representación sindical firmaron el pasado mes de junio un ERE que contempla el cierre de 1.150 oficinas, la extinción de 3.223 puestos de trabajo y prejubilaciones desde los 55 años con entre el 75% y el 80% del sueldo, en función de la edad.

El ERE de Banco Santander establece la salida de 3.223 empleados

El plazo de adscripciones se estructura en tres colectivos. Santander aún no ha facilitado cifras sobre las adhesiones, pero los sindicatos calculan que unas 2.000 personas han firmado ya su adhesión al ERE.

Para servicios centrales, centro corporativo y estructuras intermediarias el plazo de adscripción finalizó el 19 de julio y se ejecutó ese mismo mes.

En el caso de red comercial, la fecha tope para adscribirse es el 15 de noviembre y la de ejecución hasta el 31 de diciembre, mientras que para las áreas de recursos humanos, control de red, unidad de atención minorista y riesgos la fecha límite para adherirse es el 31 de enero del próximo año, con una fecha de ejecución del 31 de marzo de 2020.

Condiciones del ERE

Para cubrir las extinciones, Santander ofrecía a los empleados de entre 55 y 61 años prejubilarse con el 80% del salario pensionable o con el 75% más el 60% del complemento voluntario, mientras que a los mayores de 62 años les abonará el equivalente a 20 días por año trabajado, con el límite de una anualidad, y sin primas.

El colectivo de entre 50 y 54 años podrá dejar la entidad con el 60% del salario pensionable de seis anualidades y un tope máximo de 380.000 euros, sin descuento por desempleo y con un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años, actualizable hasta un máximo del 3%.

A este grupo también dará primas por voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio completo trabajado, una prima adicional de entre 5.000 y 30.000 euros en función de su antigüedad y otra de 15.000 euros.

En cuanto a los trabajadores de 49 años o menos, o los que tengan una edad superior pero no acumulen 15 años de antigüedad, las extinciones vendrán acompañadas de una indemnización de 40 días por año trabajado, hasta un máximo de 24 mensualidades.

Este colectivo también tendrá primas de voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio de antigüedad y otras de entre 5.000 y 30.000 euros en función de los años que lleve en el banco.