La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, en la Junta Extraordinaria de Accionistas
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, en la Junta Extraordinaria de Accionistas - ABC

Banco Santander aprueba la ampliación de capital para recomprar su filial mexicana

La entidad española espera un retorno sobre la inversión de aproximadamente el 14,5% en 2021

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los accionistas del Banco Santander han aprobado esta mañana la ampliación de capital necesaria para la adquisición del 24,95% de su filial mexicana en manos de minoristas, mediante una oferta de canje de títulos.

«Creemos que la economía de México es atractiva y es una de las economías de mayor potencial en Latinoamérica. Ofrece una rentabilidad promedio superior a la de otras geografías y tiene un sector financiero con un fuerte potencial debido a la baja penetración bancaria en el país», ha dicho la presidenta de la entidad española, Ana Botín, durante su intervención en la Junta Extraordinaria de Accionistas.

De este modo, el Consejo de Administración emitirá y pondrá en circulación nuevas acciones, que serán suscritas y desembolsadas íntegramente mediante aportaciones no dinerarias consistentes en acciones de Santander México que no sean propiedad del grupo, por un importe máximo de 2.560 millones de euros.

Esta valoración estimada tiene en cuenta los, aproximadamente, 1.700 millones de acciones de Santander México en circulación propiedad de accionistas minoritarios, la ecuación de canje de 0,337 acciones nuevas de Banco Santander por cada acción de Santander México y el precio de cierre de la acción de Banco Santander el 11 de abril, que fue de 4,477 euros.

Según explica Santander en un comunicado, los accionistas de la filial mexicana que decidan acudir a la oferta recibirán 0,337 acciones nuevas de Banco Santander por cada acción de Santander México, o 1,685 nuevos «american depositary shares» (ADSs) de Banco Santander por cada ADS de Santander México. La propuesta incluye una prima del 14% sobre la cotización al cierre del día anterior al anuncio de la oferta y del 22% respecto al precio medio ponderado por volumen del mes anterior al anuncio.

La entidad española espera que el periodo de aceptación de la oferta empiece en agosto y termine en septiembre, momento a partir del cual se emitirán las nuevas acciones de Banco Santander a entregar a los accionistas de Santander México que hayan aceptado la oferta, que no está condicionada a un nivel de aceptación mínimo.

Esta operación, anunciada el pasado mes de abril, se enmarca dentro de la nueva hoja de ruta que se ha marcado la entidad y con la que pretende elevar su presencia en los mercados con mayor crecimiento, tal y como ha destacado hoy Ana Botín.

Retorno sobre la inversión del 14,5%

Banco Santander ha explicado que esta inversión tendrá un «impacto neutro» en el beneficio por acción para 2020-2021 y que contribuirá «positivamente» a la generación orgánica de capital. Espera, además, un retorno sobre la inversión de aproximadamente el 14,5% en 2021.

Santander México, el tercer banco del mercado mexicano –liderado por BBVA Bancomer– obtuvo el año pasado un beneficio atribuido ordinario de 760 millones de euros, lo que supone un 8% del beneficio total del grupo. A cierre del pasado ejercicio, Santander México contaba con un total de 16,7 millones de clientes, 1.418 oficinas y 19.859 empleados.

Banco Santander entró en México en 1996, con la compra de Banco Mexicano, una operación que ya dirigió la ahora presidenta del grupo, durante la expansión de la entidad por Iberoamérica. Sin embargo, en el año 2012, en plena crisis, decidió sacar el 24,9% del capital de su filial a Bolsa para obtener recursos y reforzar su capital. Ahora hace el camino contrario y opta por la recompra y volver a tener el 100%.

Batalla judicial con Orcel

Fue la «mejor» decisión para el grupo: así de contundente se ha mostrado durante la Junta Extraordinaria de Accionistas el secretario general del banco, Jaime Pérez Renovales, sobre el fichaje frustrado del financiero italiano Andrea Orcel, que reclama a la entidad una indeminación de hasta 100 millones de euros por no haberle nombrado consejero delegado del grupo.

Pérez Renovales ha destacado que el Santander acreditará «con contundencia» que las razones que se dieron en su día para dejar sin efecto el nombramiento de Orcel «responden a la realidad», ya que no se dieron las condiciones necesarias para que la contratación pudiera producirse.

La decisión del banco, «aunque difícil, fue la mejor para el Grupo y sus accionistas», explicó, antes de añadir que «ya se han dado las explicaciones necesarias y ha actuado con total transparencia».