El Banco de España reclama a la banca «incremento cero» en sus beneficios de 2008
El Presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás.

El Banco de España reclama a la banca «incremento cero» en sus beneficios de 2008

El conjunto de las cajas de ahorros podría ganar un 10% menos que en el ejercicio del año anterior

MIGUEL PORTILLA | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Banco de España ha hecho llegar a los bancos y cajas de ahorros el mensaje de que sean muy prudentes a la hora de presentar los resultados del ejercicio 2008, de forma que eleven de forma importante sus provisiones subestándar (voluntarias) y que el incremento de sus beneficios se acerque lo más posible «a cero».

La recomendación del regulador a las principales entidades de nuestro país persigue sobre todo minimizar en gran medida los daños que la crisis económica puede ocasionar en el sector durante el ejercicio 2009, en el que se prevé que la morosidad se dispare a consecuencia del paro y por las quiebras de las empresas de otros sectores.

No sería muy coherente que en medio de la crisis en que está sumergido nuestro país la banca alardeara de beneficios mientras hay numerosas empresas intentando evitar los concursos de acreedores o las quiebras.

El objetivo que también viene marcando el Banco de España desde hace años es que haya una cierta regularidad en los resultados de la banca y que no haya bruscos movimientos de beneficios o pérdidas. Prudencia es la consigna prioritaria, porque se avecina un año muy duro «que hay que pasar», indican las fuentes financieras consultadas por este periódico.

Una norma a seguir

No es la primera vez que el Banco de España realiza a las entidades financieras recomendaciones de este tipo. Lo ha hecho en crisis anteriores, y bancos y cajas se han tomado ese mensaje de prudencia como una norma a seguir sin necesidad de que el regulador haya tenido que enviar una circular de forma oficial.

El supervisor ha puesto especial énfasis en las cajas de ahorros, muy expuestas a la crisis del ladrillo en cuanto a los créditos concedidos a los promotores inmobiliarios y su predominio en el mercado hipotecario, ya que algunas de ellas pueden presentar una importante caída de sus beneficios.

En los nueve primeros meses de 2008 las cajas obtuvieron un beneficio de 6.821 millones de euros, lo que supuso una reducción de un 10% respecto al mismo periodo de 2007, cuando ganó 7.590 millones. Ese resultado se debió a que hizo unas provisiones subestándar de 721 millones, lo que supuso un 225% más que un año antes. De no haberlas hecho, las cajas hubieran obtenido el mismo resultado que doce meses antes. Para el ejercicio completo, las fuentes consultadas indican que se podría mantener esa reducción del 10% en el beneficio conjunto de estas entidades.

La morosidad es una losa pesada que amenaza a las cajas de ahorros. El propio presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, lleva pidiendo varios meses a estas entidades que extemen su prudencia y que refuercen sus provisiones porque pueden llegar a tener una morosidad en 2009 del 6%, e incluso en algún momento ha llegado a hablar de hasta un 7%.

El pasado mes de septiembre, la mora ya estaba en un 2,89% para las cajas de ahorros y en el 1,87% para los bancos, el doble que un año antes.

Ese es el motivo de que desde la CECA también se haya dicho a las cajas que aumenten sus reservas todo lo que permitan el Banco de España y los auditores. Siempre conjugando ese fortalecimiento de los recursos propios con lo que deben destinar a obra social, capítulo que notará sensiblemente también las dotaciones que suelen realizar las cajas.

La única manera que tienen estas entidades de ahorros de capitalizarse es aumentar sus provisiones voluntarias o emitir cuotas participativas. Fórmula esta última que no parece la idónea tal y como están los mercados bursátiles.

El beneplácito del Banco de España para ampliar al máximo esas provisiones ya lo tienen, y esperan que los auditores también sean comprensivos en una época tan complicada.

Por lo que se refiere a los bancos que operan en nuestro país, hasta septiembre pasado obtuvieron un beneficio conjunto de 14.203,43 millones, cifra que supuso sólo un 0,44% de incremento respecto al resultado presentado doce meses antes. Esos beneficios tan parcos se debieron a que estas entidades financieras destinaron a provisiones 1.631 millones, un 125% más que en el ejercicio precedente, según manifestó en su día el secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante.