La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado
La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado - EFE
XXVI ENCUENTRO DEL SECTOR FINANCIERO ABC-DELOITTE

El Banco de España insta a la banca a recortar el dividendo si lo necesitan

La subgobernadora, Margarita Delgado, reclama a las entidades que acaben de sanearse, cierren más oficinas y reduzcan la litigiosidad para mejorar su rentabilidad

MadridActualizado:

La banca española ha hecho un drástico esfuerzo de saneamiento, reestructuración y recapitalización en el último lustro, pero aún así sigue como el sector financiero menos capitalizado de la Unión Europea. Y al Banco de España no parece gustarle nada que las entidades del país sean el farolillo rojo de Europa en cuanto a nivel de solvencia. El supervisor lleva meses insistiendo a los bancos en que mejoren sus ratios de capital. Ahora va un paso más allá y les insta a que, si lo necesitan y aunque ello suponga "defraudar las expectativas de mercado", reduzcan el pago de dividendos a los accionistas y la remuneración a los bonistas.

"El pago de dividendo debe adecuarse a la capacidad de generación de capital de cada entidad", ha dicho la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, durante la apertura este miércoles del XXVI Encuentro del Sector Financiero organizado por ABC en colaboración con Deloitte y Sociedades de Tasación. La número dos de la institución recordó en este sentido que el porcentaje medio de beneficios destinado a la retribución a los accionistas alcanzó en los últimos años el 47% en el caso de la banca española, por encima de la media europea. Ayer mismo, el Informe de Estabilidad Financiera contrastaba esta cifra con la escasa mejora del nivel de capital, de solo 0,43 puntos porcentuales, en os últimos ejercicios.

"La variabilidad de los resultados debería traducirse también en una variabilidad de dividendos", ha reiterado Delgado, quien ha cuestionado la política de comunicación que hacen los bancos españoles en cuanto a la retribución de accionistas y bonistas, acusándolos de anunciar al mercado "expectativas excesivamente rígidas" e instándoles a no tratar esos objetivos de beneficios y dividendos "como cláusulas casi contractuales". "Conviene recordar lo obvio, que la renta variable no es renta fija, y la realidad es que en muchas ocasiones las previsiones comunicadas han generado unas expectativas de mercado excesivamente rígidas respecto a la cantidad a pagar en dividendos", ha añadió, pidiendo a las entidad que así lo necesitan "defrauden las expectativas de mercado".

La subgobernadora ha aprovecha el tradicional encuentro bancario para poner una larga lista de deberes a las entidades encaminadas casi todas ellas a un único fin: mejorar la rentabilidad y, en último término, la solvencia. Mientras los bancos se viene quejan de que sus bajos niveles de rentabilidad se explican fundamentalmente por la presión sobre los márgenes de negocio del la actual política monetaria de bajos tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE). Delgado, sin embargo, ha recordado que hay otras factores que lastran la rentabilidad del sector, como el proceso de desendeudamiento que aún llevan a cabo empresas y familias, los elevados activos improductivos que aún tienen en sus balances, la pesada estructura de oficinas que aún tienen y la elevada litigiosidad derivada del mercado hipotecario, entre otros.

El Banco de España ha alentado así a los bancos a seguir reduciendo su volumen de créditos morosos e inmuebles adjudicados porque esto, según Delgado, "es clave no solo para mejorar la solvencia, sino también la rentabilidad, al permitir reducir costes asociados a la cartera y reorientar la actividad hacia negocios rentables". "Por tanto sigue siendo un reto para el sector, y a la vez una oportunidad para mejorar rentabilidad", ha dicho la subgobernadora, quien en esta línea ha señalado que igualmente "la litigiosidad supone un elevado coste para las entidades, así que reducirla es una oportunidad para reducirlos".

La número dos del supervisor bancario nacional ha recomendado a las entidades seguir reduciendo costes por la vía de cerrar sucursales, ya que España aún tiene más oficinas po habitante que la media europea, y ha reconocido también que las fusiones pueden ser una vía para mejorar la eficiencia y la rentabilidad.