Reuters

El banco UBS, condenado en Francia a pagar 4.500 millones por ayudar a evadir impuestos

La entidad bancaria, que apelará la decisión, ha alegado actuar según la legislación fiscal suiza

Actualizado:

Nuevo varapalo judicial en forma de multa millonaria a la gran banca de inversión por sus escándalos. El Tribunal Correccional de París (TCP) ha condenado a la entidad suiza UBS, el mayor banco gestor de fortunas del mundo, a una multa de 3.700 millones de euros, tras declararla culpable de blanqueo de capitales, fraude fiscal y práctica bancaria ilegal. Además, deberá pagar al Estado francés otros 800 millones en concepto de daños y perjuicios de muy diversa naturaleza.

La Justicia gala inició el pasado otoño un juicio contra UBS acusando al grupo y a su filial en Francia de tejer un sistema para ayudar a sus clientes franceses a evadir impuestos a la Hacienda gala a través de cuentas en Suiza y aprovechándose del secreto bancario, ocultando entre 8.000 y 23.000 millones de euros entre 2004 y 2018.

En su defensa, el banco ha alegado actuar según la legislación fiscal suiza, afirmando «ignorar» si sus clientes estaban o no al día con el Fisco y si conocían o no los delitos que cometían al evadir impuestos en Francia. Los abogados de la entidad presentarán recursos contra la mayor sentencia de este tipo pronunciada en Francia, relativamente «benigna» en la escena financiera internacional.

La entidad francesa BNP fue condenada en 2014 por la Justicia de los Estados Unidos a una multa de 9.000 millones de dólares. Entre 2012 y 2014 JP Morgan y Bank of America recibieron sanciones de 10.000 a 16.000 millones de dólares. Durante la última década, HSBC, Crédit Agricole, BNP fueron condenados a multas de 70 a 340 millones de dólares.

En el caso de UBS, el TCP ha seguido las demandas de la Fiscalía Nacional Financiera (FNF), que pidió el mes de noviembre pasado una «sentencia ejemplar», por estas razones: «Se trata de cargos y delitos extremadamente graves, perpetrados desde una organización bancaria bien estructurada, antigua y respetable». El Gobierno francés intenta, desde hace años, «apretar las tuercas» contra los evasores fiscales, con un éxito a geometría variable. Hace apenas cinco años, un ministro de Presupuestos francés fue condenado por evadir impuestos a través de varios bancos suizos.

La Fiscalía gala pudo realizar sus investigaciones gracias a las confesiones de más de 4.000 clientes arrepentidos, que habrían evadido más de 23.000 millones a lo largo de la última década. Las confesiones de los evasores fiscales permitieron a la autoridad fiscal «reconstruir» el funcionamiento ilegal, en Francia, de la afamada institución financiera suiza, que utilizaba «métodos» muy «tradicionales».

Los expertos de UBS captaban a sus clientes, prestos a la evasión fiscal, a través de cacerías, viajes de recreo, torneos de golf, «salidas familiares» (con mucho «recreo nocturno»). Muchos clientes llegaron a transportar grandes sumas de dinero en bolsas de deporte, de Francia a Suiza a través de los Alpes para hacer esquí.

Como primer servicio de «optimización fiscal», UBS ofrecía a sus clientes eficaces cajas fuertes, en Suiza, donde podían amontonar millonarias cantidades de billetes. Los servicios especializados en inversiones y gestión de fortunas personales «completaban» los servicios «básicos».

UBS ya había sido condenado anteriormente, por delitos muy semejantes: multa de 690 millones de euros, en EE.UU., en 2009, y de 300 millones de euros en Alemania en 2014.

Análisis en España

En España, la Agencia Tributaria inició en 2016 un análisis de la lista de españoles con cuentas en Suiza que recibió de Alemania y que incluía nombres de ciudadanos nacionales que entre 2006 y 2008 contaban con 8.000 millones en bancos del país helvético.

UBS reconoció entonces que había recibido una orden de la Administración Federal Tributaria helvética (FTA) para que le transfiriera datos