Javier Ruiz forma el equipo gestor de Horos AM junto a Alejandro Martín y Miguel Rodríguez
Javier Ruiz forma el equipo gestor de Horos AM junto a Alejandro Martín y Miguel Rodríguez - ISABEL PERMUY

«La banca tiene muchos desafíos y una mala gestión del capital»

Javier Ruiz, director de inversiones de la gestora de activos Horos Asset Management, defiende que el «boom» de gestoras independientes de inversión «value» cubre una necesidad de los ahorradores españoles

MADRIDActualizado:

La gestión «value» –entendida como la gestión activa de fondos, al margen de los índices– está de moda y dando lugar a nuevos proyectos empresariales. Uno de los últimos es el de Horos Asset Management, gestora lanzada el año pasado por Qualitas Equity; dirigida por José María Concejo, histórico de la industria española de inversión colectiva, y cuyo equipo de inversiones lo forman los antiguos gestores estrella de Metagestión: Javier Ruiz, Alejandro Martín y Miguel Rodríguez, propietarios mayoritarios de la firma.

—¿Hay cierta burbuja en el sector?

—No, han surgido varios proyectos independientes, también «value», y si se habla más de ello es porque se ha hecho bien. Es algo bueno porque había y hay una necesidad sin cubrir por parte del ahorrador español.

—¿Por qué dejan Metagestión y se embarcan en su propia gestora?

—Siempre hemos creído en una filosofía de inversión a muy largo plazo, y para ejecutarla creemos que hacen falta varios ingredientes. Uno de ellos, y que no teníamos hasta ahora, es ser socios mayoritarios del proyecto y por tanto una doble alineación con los intereses de los partícipes. Siempre hemos sido coinversores de los proyectos que gestionamos, pero en nuestra anterior etapa nos faltaba el control de los recursos de la gestora. Al tenerlos, podemos tener el 100% del foco en la rentabilidad del proyecto.

—¿Qué acogida ha tenido Horos?

—Bastante buena. El hecho de que los gestores seamos socios mayoritarios es algo que se valora porque los clientes entienden que hay una verdadera alineación del equipo gestor con el partícipe. Pese a la evolución de los mercados, tenemos ya 40 millones de patrimonio y 2.000 clientes.

—¿Tienen un objetivo?

—No. El objetivo es maximizar la rentabilidad para nuestros partícipes y en función de ese objetivo iremos viendo hasta dónde podemos llegar en patrimonio. En el momento en que el volumen de patrimonio alcanzado sea un impedimento para alcanzar rentabilidades satisfactorias para el cliente, lo limitaremos.

—¿Qué potencial de revalorización han asignado a sus dos fondos?

—Para Horos Value Iberia en torno al 75% y para el Internacional del 130%.

—¿Cómo es el proceso de selección de las compañías en que invertir?

—Muchas ideas de inversión surgen al analizar una industria y su cadena de valor. Por ejemplo, en la industria del vino, al analizar una compañía productora y quiénes son sus proveedores de botellas de vidrio y de tapones de corcho, ves que son Vidrala y Corticeira Amorim, y que son negocios rentables. También hemos analizado Alphabet (Google) y observamos que en China y Rusia hay compañías que se dedican a lo mismo, similares.

«Los clientes valoran que seamos socios mayoritarios del proyecto porque implica una alineación de intereses con ellos»

—¿Hay algún sector o compañía que ahora encuentren más atractivo?

—No apostamos por una geografía o un sector en particular, analizamos compañía a compañía. Es cierto que el fondo ibérico está concentrado en compañías de corte familiar, porque igual que defendemos la alineación de intereses de una gestora y sus partícipes, creemos que cuando una empresa está en manos de directivos que son familias de varias generaciones, normalmente la gestión de capital y el valor para el accionista a largo plazo va a ser mayor. Es el caso de compañías como Catalana Occidente, Meliá Hotels y Corticeira Amorim. En el internacional tenemos compañía familiares e históricas que cotizan en mercados emergentes, sobre todo Hong Kong; empresas del sector de las materias primas, oportunidades generadas por el Brexit y plataformas tecnológicas como Booking.com, Alphabet y Baidu.

—¿Les gusta la banca para invertir?

—Es un sector que históricamente no ha sido de nuestro agrado porque miramos cinco puntos al invertir que no cumple. Primero, compañías que comprendamos y visualicemos a tres o cinco años, y la banca tiene muchas amenazas a largo plazo. Exigimos que las empresas tengan ventajas competitivas sólidas, y vemos que los bancos pueden ser atacada por nuevos competidores como Google y Amazon. También buscamos perfiles financieros sólidos, y el bancario es el sector más endeudado. Y miramos mucho la gestión del capital, y en banca hay cosas que no nos gustan, como ampliar capital para pagar dividendo.

—¿Y el sector de telecomunicaciones?

—Tampoco. Es un sector que no nos gusta porque tiene unas necesidades de inversión que nunca finalizan, ahora con el 5G, y el accionista nunca acaba de recibir ese dinero, las compañías se endeudan para pagar dividendo...