ABC

La banca pagó 2.000 millones de impuesto de Sociedades en 2018

Fue la segunda mayor cifra entre las entidades desde 2007, según el Banco de España, lo que contrasta con el impuesto reforzado que busca el Gobierno

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, defiende que retomará este año el impuesto a la banca, que se cayó de los Presupuestos, según evolucione la contribución del sector financiero a las arcas públicas. Pues bien, las entidades de depósito destinaron el año pasado 2.001,8 millones de euros al Impuesto de Sociedades en términos de devengo, según los datos del Banco de España, en lo que supone un 16% de su beneficio contable, que incluye ganancias de fuera de nuestro país al recoger las ganancias como grupos consolidados.

Si bien está por debajo del tipo mínimo del 18% que quiere fijar el Gobierno de Pedro Sánchez, frente al 15% que pondrá para todas las empresas que facturan más de 20 millones de euros, esta medida se aplicaría sobre la base imponible -es decir, el beneficio que debe tributar una vez descontadas deducciones y flujos de otros países-, menor al beneficio contable que quería Podemos en los frustrados Presupuestos de 2019.

La banca ha recuperado músculo y beneficios y ello se traslada al pago de impuestos, que en 2018 supuso así su segunda mayor cifra desde 2007, cuando alcanzó su máximo. En pleno cénit de la burbuja inmobiliaria, las entidades amasaron beneficios récord -25.111,9 millones según el Banco de España- y destinaron 4.118 millones a Sociedades. Desde entonces, no obstante, como toda la economía española el sector cayó en barrena. En 2012 recogieron unas pérdidas de 73.706 millones de euros que les permitió generar unos créditos fiscales con Hacineda -por estas minusvalías pero también por las provisiones generadas por los decretos Guindos- de 13.441 millones de euros, que reducirán su factura fiscal futura.

Por ello, de 2010 a 2014, la banca no destinó Impuesto de Sociedades en conjunto en términos de devengo y siguió generando activos fiscales diferidos, según el Banco de España. En 2017 se confirmó la recuperación del beneficio y las entidades destinaron 3.216,7 millones de euros a la Hacienda española en Impuesto de Sociedades. Curiosamente, el sector en su conjunto tuvo unas pérdidas contables de 3.916 millones.

¿Cómo es que pagaron impuesto de Sociedades, que grava con un tipo nominal del 30% a los bancos su beneficio, si tuvieron minusvalías? Porque las pérdidas se explican por la caída del Banco Popular, que provoca que pese a que otras entidades tuvieran beneficios, el conjunto del sector cosechara números rojos. La resolución de la entidad en 2017 provocó que el Santander aflorara en el Popular unas pérdidas de 13.560 millones de euros. Precisamente, el otro año desde 1992 -ejercicio en el que arranca la serie histórica del Banco de España- en el que el sector registró pérdidas y pese a ello pagó Impuesto de Sociedades fue en 1993, cuando se produjo la intervención de Banesto.

El 16% que arroja el Banco de España de 2018 supera el 5% correspondiente a 2016 que recoge la última estadística de la Agencia Tributaria que calcula la cuota líquida pagada. Y es que Hacienda mide esta variable en términos de caja -pago real- y no de devengo -en la que se anotan las obligaciones sin el pago efectivo, que recoge el Banco de España-. Como fuere, 2016 fue uno de los años con menor pago de tributo que efectuaron los bancos en los últimos años, probablemente por la anotación de bonificaciones fiscales. El impuesto pagado fue de 865 millones según el Fisco ese año, que el Banco de España calcula en 642,9 millones.

De esta forma, en 2018 las entidades de depósito aportaron un 8,2% de los ingresos devengados del Impuesto de Sociedades en 2018. Si bien la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha señalado en alguna ocasión que el sector no tributa una cantidad acorde a su peso económico, de acuerdo al PIB de 2018 el valor añadido bruto que aportaron las actividades financieras y de seguros asciende al 6,5%, por lo que la recaudación es más o menos similar a su contribución a la economía.

Un tipo del 40%

Porque la fiscalidad de la banca ha saltado a la arena política en plena campaña electoral. Podemos por ejemplo presentó ayer su programa en el que figura el endurecimiento en diez puntos del Impuesto de Sociedades para el sector con el objetivo de recuperar en diez años el importe del rescate. De esta forma, las entidades pagarían un 40% de Sociedades en lugar del 30% actual -la banca y las petroleras cuentan con un tipo incrementado frente al resto de empresas-.

El PSOE no lleva un impuesto similar en su programa electoral -más allá del tributo a las transacciones financieras que quiso impulsar- pero sí una subida fiscal a las grandes empresas. La propia recaudación del Impuesto de Sociedades alcanzó los 24.838 millones de euros en 2018, un 7,3% más que en 2017 por la propia mejora de los márgenes empresariales.