Imagen de archivo de una protesta de afectados por cláusulas suelo
Imagen de archivo de una protesta de afectados por cláusulas suelo - Irene Marsilla

La banca devuelve 2.200 millones en cláusulas suelo pese a rechazar una de cada cinco reclamaciones

La mayoría de clientes con cláusulas abusivas en su hipoteca optan por recuperar su dinero en efectivo

MADRIDActualizado:

Los bancos del país siguen atendiendo las reclamaciones por cláusula suelo que reciben de sus clientes a través del mecanismo extrajudicial puesto en marcha por el Gobierno a principios de 2017 y por el que los consumidores afectados por cláusulas abusivas en su hipoteca pueden reclamar lo pagado de más. Al cierre del pasado marzo, las entidades financieras habían recibido 1.136.623 solicitudes de anulación y reembolso del dinero, según ha informado este lunes la comisión de seguimiento del mecanismo. De esas peticiones, la banca había estimado 502.564, devolviendo a los clientes un total de 2.226 millones de euros.

La mayoría de las reclamaciones admitas han terminado en un acuerdo entre el banco y el hipotecado, en concreto 463.236 de esos más de 500.000 casos estimados. Las estadísticas ofrecidas por la comisión de seguimiento evidencian además que la mayoría de los afectados por cláusulas suelo abusivas prefieren recuperar su dinero en efectivo, vía por la que la banca ha devuelto 1.745 millones. Solo 40.315 deudores han aceptado alguna oferta de su banco de mejorar las condiciones de la hipoteca, por un valor conjunto de 229 millones.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy, ante la avanlancha de demandas por cláusulas suelo y la decisión del Tribunal de Justicia de la UE de obligar a los bancos españoles a devolver todo el dinero en casos de hipotecas abusivas, aprobó en enero de 2017 un real decreto para tratar de evitar la judicialización de estos casos y propiciar una solución o acuerdo extrajudicial entre bancos y consumidores.

La norma obligaba a las entidades a fijar un proceso de reclamación y estudiar cada solicitud y dar una respuesta —positiva o negativa—al cliente. Es decir, la entidad puede decidir si la cláusula era abusiva o no. Si el banco no acepta compensar al consumidor —deberá argumentar su decisión, y si no le responde se dará automáticamente por desestimada la solicitud—, el cliente aún podrá demandarlo por la vía judicial. Si acepta atender la reclamación, puede acordar devolver el dinero o pactar una rebaja en el crédito pendiente de amortizar.

Pues bien, según estos últimos datos disponibles, de las 1,136 millones de reclamaciones, casi 223.000 han sido desestimadas por la entidad al entender que la cláusula era perfectamente legal. Esto supone que la banca rechaza casi el 20% o una de cada cinco peticiones. Si a ello se suman las más de 386.000 demandas que han sido inadmitidas al no ser ek consumidor el reclamante y no tener la hipoteca una cláusula suelo, entre otros motivos, el 53,5% del total de reclamaciones, más de la mitad, han sido rechazadas.