La ecotasa entró en vigor el 1 de julio de 2016 por la que, en temporada alta, se pagará entre 1 y 4 euros por persona / día
La ecotasa entró en vigor el 1 de julio de 2016 por la que, en temporada alta, se pagará entre 1 y 4 euros por persona / día - EFE

Baleares destinará una parte de los fondos de la ecotasa a comprar pisos para alquiler social

La Comisión de Impulso del Turismo Sostenible aprueba dedicar este año 110,5 millones de euros a distintos proyectos

Palma de MallorcaActualizado:

Los fondos obtenidos con el impuesto sobre estancias turísticas en las Islas Baleares —coloquialmente conocido como la ecotasa— podrán destinarse parcialmente a partir de ahora a la compra de pisos para alquiler social. Así se acordó este jueves en la Comisión de Impulso del Turismo Sostenible, conformada por miembros de las diferentes administraciones públicas de la Comunidad, así como por agentes económicos y sociales de las Islas.

Cabe recordar que la ecotasa entró en vigor el 1 de julio de 2016, de la mano del Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol con el apoyo de MÉS por Mallorca, MÉS por Menorca y Podemos. Inicialmente, estaba previsto destinar los fondos que se recaudaran con el citado impuesto a la financiación de proyectos medioambientales, como por ejemplo la conservación de espacios naturales, así como a la promoción del turismo sostenible, la potenciación de la temporada baja o la recuperación del patrimonio.

En ese contexto, la vicepresidenta y consejera de Turismo, la ecosoberanista de MÉS por Mallorca Bel Busquets, justificó ayer que a partir de ahora se vayan a financiar también viviendas sociales con la ecotasa porque el turismo dificultaría que los residentes puedan acceder a la compra de un inmueble. Esta nueva opción estaba ya contemplada en la Ley del impuesto sobre estancias turísticas en las Islas Baleares tras una reciente actualización. Así, dicha ley señala también ahora que los recursos obtenidos con la ecotasa podrán destinarse, entre otras posibilidades, a «actuaciones en políticas de vivienda destinadas a fomentar el acceso a la vivienda, y especialmente el alquiler social».

Críticas del sector

La Comisión de Impulso del Turismo Sostenible se reunió ayer esencialmente para aprobar el Plan Anual para 2018, que contempla destinar a lo largo de los próximos meses 110,5 millones de euros recaudados con la ecotasa a diversas iniciativas. La principal novedad del plan de este año es, como se ha señalado ya, que se destinarán fondos para la posible adquisición y rehabilitación de viviendas destinadas a alquiler social con criterios de sostenibilidad energética.

El citado plan contó con el voto en contra de varios agentes económicos y sociales que forman parte de la comisión, sobre todo porque hasta ayer mismo no habían sido consultados sobre las posibles iniciativas a tomar este año. «No estamos conformes en actuar como comparsas en un procedimiento que no compartimos, pensamos que eso se tiene que trabajar de otra manera», afirmó ante los medios la vicepresidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María José Aguiló.

El plazo de presentación de solicitudes relativas a posibles proyectos a financiar con los fondos de la ecotasa finaliza el próximo 10 de agosto. Posteriormente, la Comisión de Impulso del Turismo Sostenible evaluará los proyectos presentados y redactará una propuesta de adjudicación que tendrá que ser aprobada definitivamente en Consejo de Gobierno. La Agencia de Estrategia Turística de las Islas Baleares (AETIB) será la encargada de llevar a cabo la gestión de los fondos para favorecer el turismo sostenible.

Intrahistoria de la ecotasa

La aplicación de la ecotasa en Baleares implicaba inicialmente, hace dos años, el pago de entre 0,5 y 2 euros por persona y día, en función de la categoría del establecimiento hotelero elegido para hospedarse. Sin embargo, a partir del 1 de mayo de este año se ha pasado a pagar el doble. Por tanto, en temporada alta la cantidad a abonar oscilará ahora entre 1 y 4 euros por persona y día. Además, los cruceristas deberán pagar también la ecotasa, en concreto dos euros, con independencia del tiempo que permanezcan en las Islas. Hasta ahora, sólo estaban obligados a abonar el impuesto turístico los cruceristas que permanecían en el Archipiélago más de 12 horas.

Esta es la segunda legislatura en que se está aplicando una ecotasa en Baleares. El único precedente en ese sentido cabe situarlo en la legislatura 1999-2003. En aquel mandato, el presidente autonómico fue el socialista Francesc Antich, gracias al pacto suscrito entonces entre el PSOE, Unió Mallorquina (UM), el Partido Socialista de Mallorca (PSM), Izquierda Unida y Los Verdes.

Ese primer impuesto turístico, que se empezó a aplicar en mayo de 2002, fue derogado por el popular Jaume Matas en octubre de 2003, cuando accedió por segunda vez a la presidencia de la Comunidad. Antich volvería a ser presidente autonómico en la legislatura 2007-2011, con el apoyo de la coalición BLOC —antecesora de MÉS— y de UM, pero en aquel periodo no volvió a implantar la ecotasa.