La directora del FMI, Christine Lagarde
La directora del FMI, Christine Lagarde - EFE

El FMI recorta su previsión de crecimiento para la Eurozona a un «decepcionante» 2% en 2018

El organismo mantiene que España crecerá este año un 2,7% y un 2,2% en 2019, y que Estados Unidos lo hará a un robusto 2,9% este año, aunque la guerra comercial con China le pasará factura en 2019

EFE
Actualizado:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado en 2 décimas su previsión de crecimiento de la Eurozona para 2018, hasta un «decepcionante» 2 %, debido a la ralentización de las exportaciones y la incertidumbre en torno al «Brexit», aunque mantiene el crecimiento para 2019 en el 1,9%.

Así lo sostiene el informe «Perspectivas Económicas Globales», que ha presentado el Fondo en el arranque de su Asamble Anual conjunta con el Banco Mundial que este año tiene lugar en Bali (Indonesia). «Entre las economías avanzadas, el crecimiento ha sido decepcionante en la zona euro y en el Reino Unido», ha constatado el organismo que ha atribuido esta ralentización al «menor crecimiento en las exportaciones tras un fuerte aumento en el último trimestre de 2017 ha contribuido notablemente a la ralentización de la zona euro».

Dentro de la Eurozona, el documento del FMI - que ya adelantó sus principales cifras sobre España- ha destacado que nuestro país seguirá a la cabeza de las grandes economías del euro aunque confirma cierta ralentización con un crecimiento previsto para este año del 2,7%, tras tres años haciéndolo por encima del 3%. Para 2019, el PIB se incrementaría en un 2,2%.

La institución presidida por Christine Lagarde también ha revistado también a la baja las perspectivas de Alemania hasta un 1,9 % estimado para este año y el próximo, lo que supone una reducción de 3 décimas y de 2 décimas, respectivamente. También ha rebajado el crecimiento de Francia, para la que espera u 1,6 % en cada uno de esos años, 2 décimas y 1 décima menos de lo previsto en julio.

«Los altos precios de la energía han ayudado a frenar la demanda» en los importadores de estos productos, mientras que otros países «también se han visto afectados por la incertidumbre política», ha apuntado el informe del Fondo.

Italia, por su lado, mantendrá su baja tasa de crecimiento, con una estimación del 1,2% para 2018 y del 1% para 2019, a la espera de que se aclare la agenda política del nuevo Gobierno.

Como viene haciendo en sus últimos informes, el Fondo, ha avisado de que el crecimiento en la zona euro seguirá frenándose hasta el potencial del 1,4% anual debido al envejecimiento de la población y a que el crecimiento de la productividad se modera.

EE.UU: Guerra comercial y estímulos fiscales

Fuera del Viejo Continente, el FMI ha apuntado que el crecimiento de EEUU se mantendrá sólido en 2018 en el 2,9% pero ha augurado que se moderará en 2019 al 2,5% una vez que se comiencen a ver los efectos de la guerra comercial con China y se vaya diluyendo el impulso del estímulo fiscal. De cualquier forma, el Fondo ha dejado sin cambios las previsiones para EEUU este año y rebajado en dos décimas las del próximo año con respecto a sus cálculos de julio.

«El crecimiento en EEUU, alentado por un paquete fiscal procíclico, continúa a un ritmo robusto y está empujando los tipos de interés al alza», ha indicado Maurice Obstfeld, economista jefe del FMI.

Obsfeld ha recordado que los problemas podrían venir cuando se disipen los efectos del recorte de impuestos de Trump: «Sin embargo, el crecimiento de EEUU declinará una vez que partes de este estímulo fiscal vayan en retroceso». Asimismo, el economista jefe del Fondo ha remarcado que «se ha rebajado las previsiones de 2019 debido a los recientes aranceles aplicados a un amplio espectro de productos de China y la respuesta china».