Algunos accionistas cuestionan el modelo de O'Leary
Algunos accionistas cuestionan el modelo de O'Leary - AFP

La avalancha de huelgas en Ryanair pone en la cuerda floja a Michael O'Leary

Crecen las voces que piden un cambio de rumbo tras la junta del próximo día 20

MadridActualizado:

Las huelgas de pilotos y tripulantes de cabina (TCP) han dejado de ser la única preocupación para Ryanair. Distintos medios irlandeses apuntan que un grupo de accionistas ha alzado la voz contra la gestión de estos conflictos laborales llevada a cabo por el consejero delegado, Michael O´Leary, y el presidente del consejo, David Bonderman. Tanto es así que, incluso, no se descarta que la cúpula de la aerolínea dé un vuelco tras la junta de accionistas del próximo día 20.

Los sindicatos de la aerolínea, que está registrando un severo correctivo bursátil en las últimas semanas, ya remitieron una carta a los accionistas hace varias semanas en la que reclamaban un nuevo modelo laboral. Sin embargo, ha sido en los últimos días cuando los rumores que apuntan en esta dirección han aumentado, sobre todo porque firmas de asesoramiento como Glass Lewis e Investment Research Consultancy han aconsejado la salida de varios directivos.

Tampoco ha pasado inadvertido el hecho de que Ryanair haya vetado el acceso de la prensa a esta junta de accionistas. Sobre todo porque la razón que ha esgrimido la compañía para justificar esta decisión es que pretende permitir a los inversores plantear cuestiones libremente, sin que las discusiones se «distorsionen». Tradicionalmente, Michael O´Leary atendía a los medios de comunicación tras producirse este encuentro anual.

Fuentes de la aerolínea explican que «este año, la gran mayoría de los accionistas aprobarán todas las propuestas planteadas» y que los propietarios de la empresa «valoran lo afortunados que somos de tener un presidente como David Bonderman, que guía tanto al consejo como a la aerolínea». Sin embargo, estas mismas fuentes no se pronuncian cuando se les pregunta por una hipótetica salida de O´Leary.

Todas estas especulaciones no han pasado inadvertidas para los sindicatos. Ayer, representantes de USO y Sitcpla -convocantes de una nueva huelga de tripulantes de cabina (TCP) para el próximo 28 de septiembre en España, Portugal, Bélgica, Italia y Holanda- destacaron, antes de mantener un breve acto de conciliación con representantes de la aerolínea irlandesa, que tienen conocimiento de que algunos accionistas «no están conformes» con el impacto de las movilizaciones producidas durante los últimos meses.

El encuentro, celebrado en el Servicio Internacional de Mediación y Arbitraje (SIMA), fue catalogado por los sindicatos como un «mero trámite», debido a que la empresa sigue insistiendo en aplicar la legislación laboral irlandesa en la mayoría de sus bases. Como consecuencia, estas organizaciones presentaron el preaviso de huelga horas después de producirse la mediación.

Críticas al Gobierno

No solo ha sido cuestionada la posición de la compañía. Los sindicatos también reprochan al Gobierno la actitud adoptada en un conflicto que comenzó hace casi ya dos meses. USO y Sitcpla piden en un comunicado conjunto que «las autoridades competentes de los ministerios de Trabajo y Fomento resuelvan con determinación la irregular actividad de la compañía».

Básicamente, los sindicatos piden que el Ejecutivo penalice el sistema laboral de la low-cost, que mantiene a sus trabajadores españoles con contratos irlandeses. Sin embargo, tanto Fomento como Trabajo se han posicionado como mediadores. De hecho, el jueves ambas partes mantendrán un encuentro con el nuevo director general de Trabajo, Ángel Allerés, quien sustituye desde hace unos días a Concepción Pascual.