La avalancha de «baby boomer» provocará un gasto histórico en pensiones en 2040

Las previsiones enviadas a Bruselas apuntan a un 13,9% del PIB ese año

MadridActualizado:

Las proyecciones del Plan de Estabilidad enviado por el Gobierno a Bruselas contemplan que el mayor gasto en pensiones se producirá en España en 2040, el año en el que se espera la mayor avalancha de pensionistas, de «baby boomer». Un «ejército» que comenzó a trabajar muy pronto y que cuenta, por tanto, con carreras de cotización largas. Fueron la primera generación que accedió a la universidad y coparon los puestos de trabajo más cualificados, lo que les dará derecho a pensiones elevadas.

Según los pronósticos del Ejecutivo, el gasto en pensiones pasará de representar el 12,2% en 2016 al 13,9% del PIB en 2040 y 2050. Economía identifica dos etapas en la evolución del gasto en pensiones: una primera con un aumento constante entre 2016 y 2045 y una segunda de disminución hasta 2070. Este descenso se producirá después de que los asociados al «baby boom» ya se hayan incorporado al sistema.

En menos de una década comenzarán a jubilarse los nacidos entre 1958 y 1977, pero lo harán en una transición suave, que tendrá su pico en el año 2042 con la incorporación de unos 723.000 potenciales pensionistas y con mayor esperanza de vida, lo que ese año elevará el total de pensiones a 15 millones, frente a los 9,6 millones actuales, según las previsiones del profesor de investigación del CSIC, Antonio Abellán. «El stock de pensionables va a ser muy grande por el aumento de la esperanza de vida. Hay muchos y habrá más, y eso repercutirá en las pensiones, pero no hay que ser alarmista», asegura este estudioso para el que, atendiendo solo a variables demográficas, en 2042 habrá prácticamente un ocupado por cada pensionista (1,1). Una correlación insostenible.

Entre 1958 y 1977 los nacimientos en España superaron los 650.000 anuales; en esas fechas nacieron casi catorce millones de niños, 2,5 millones más que en los veinte años previos, 4,5 más que en los veinte años siguientes.

La generación del «baby boom» comenzará a retirarse a partir de 2023. Según los expertos se producirá entonces una tensión, al principio suave, sobre el sistema de pensiones, que irá aumentando progresivamente desde esas fechas hasta 2042 aproximadamente. Los pilares del sistema deberán ser sólidos en estas fechas; de lo contrario, saltarán por los aires.

Una de las principales misiones que tiene el nuevo Gobierno es hacer frente al fuerte desequilibro en las cuentas del sistema público. Pedro Sánchez se ha comprometido a eliminar en cinco años el actual déficit de 18.000 millones. También a derogar el Índice que Revalorización de las pensiones, la referencia para que durante cinco años la renta de los jubilados subiera un 0,25%, para que se actualicen con el IPC real a partir de 2020, como ocurrió en 2018 y este año.