Alfredo Sáenz, nuevo consejero

Auna Telecomunicaciones despedirá a 1.000 empleados, el 32% de su plantilla

El grupo de telecomunicaciones facturó un 40% más hasta septiembre y confía en alcanzar un resultado equilibrado en 2003 y salir a bolsa un año más tarde

A. POLO
Actualizado:

MADRID. La dirección del grupo Auna ha echado sus números y ha llegado a la conclusión de que integrar los activos de Retevisión y Aunacable en Auna Telecomunicaciones tendrá un elevado coste laboral, como consecuencia de las duplicidades que se originan. Según las estimaciones internas que baraja el operador de telecomunicaciones, en la nueva compañía sobran cerca de 1.000 trabajadores de los 3.100 que integran la plantilla, es decir, el 32,25%.

Las centrales sindicales ya conocen las intenciones de Auna, aunque en los próximos días mantendrán una reunión formal con la dirección para negociar los términos en que será presenta el expediente de regulación de empleo (ERE), cuya aplicación efectiva comenzará en el mes noviembre. Auna se suma así al gran listado de empresas de telecomunicaciones que en los últimos meses han afrontado importantes recortes de su capacidad laboral para reducir costes y afrontar la crisis, y que en su conjunto han dejado sin trabajo a más de 150.000 personas.

El grupo Telefónica, hasta el momento, se ha salvado de la quema y a corto plazo no acometerá ninguna regulación de empleo, según informan fuentes del operador dominante.

De acuerdo con Miguel Jurado, responsable de telecomunicaciones de CC.OO., la fusión de Retevisión y Aunacable tendrá un especial impacto en Andalucía, Comunidad autónoma en la que la nueva sociedad emplea a 650 trabajadores.

Junta de accionistas

De otro lado, Auna celebró ayer su junta general de accionistas en Barcelona, en la que por primera vez desde que se fundó el grupo no estuvo presente Telecom Italia, el socio industrial que en diciembre de 2001 vendió su participación (26,89%) al Santander Central Hispano (SCH), Endesa y Unión Fenosa.

Durante el breve encuentro los socios conocieron la evolución que ha seguido el grupo durante los nueve primeros meses del año y aprobaron el nombramiento de Alfredo Sáenz, vicepresidente y consejero delegado del SCH, y de Eduardo Roca Tardá, director de Finanzas de Endesa, como nuevos miembros del consejo de administración, que queda reducido de 17 a 15 vocales tras la salida de los dos consejeros de Telecom Italia.

De acuerdo con la información suministrada por el grupo, hasta septiembre Auna facturó por valor de 2.280 millones de euros, lo que supone un incremento del 40% respecto al mismo periodo del año anterior. El margen bruto de explotación (Ebitda) también experimentó una sustancial mejora, al pasar de 25 millones en 2001 a 430 millones a finales de septiembre. Las mismas fuentes precisan que la inversión realizada durante los nueve primeros meses del año ascendió a 1.040 millones de euros, situando la inversión acumulada del grupo en 7.130 millones.

El grupo Auna confía en alcanzar un resultado equilibrado en 2003 y sacar una parte de su capital a bolsa un año más tarde, en función de la situación de los mercados financieros.