Dos auditoras externas para que los mercados confíen en la reforma financiera

Los expertos explican que el nombramiento de los evaluadores privados responde a la necesidad de dar una imagen de transparencia para que desaparezca la desconfianza en los bancos españoles

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Oliver Wyman y Robert Berger aterrizan próximamente en España. Su misión: devolver la credibilidad a nuestro financiero. El Ministerio de Economía ha optado por encargar a dos evaluadores independendientes y privados, en vez de recurrir directamente al Banco de España o al Banco Central Europeo, la labor de ayudar a escribir el principio del fin de la crisis bancaria española.

Las auditoras realizarán un análisis de resistencia y cuantificarán los activos vinculados al «ladrillo» de todos los bancos españoles. Los trabajos de evaluación estarán listo a mediados de junio. La labor de las consultoras estará asesorada por una comisión supervisada por el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez-Latorre, y tendrá como vicepresidente al subgobernardor del Banco de España.

Pero, ¿por qué el Gobierno ha elegido a dos auditoras externas? El director de BPA Global Funds, Gonzalo Lardiés, explica que la función fundamental es «dar una visión independiente, clara y lo más realista posible de cuales es la situación real del sistema financiero». El director de BPA puntualiza que el caso de Bankia ha generado mucha incertidumbre y que ahora es necesario ofrecer una «visión de trasparencia máxima para que la desconfianza en el sistema financiero se relaje».

Lardiés no entra a valorar la identidad de las auditoras y subraya que lo único importante es que los agentes de mercado capten que los balances publicados son realistas. «Creo que si se cumple ese objetivo el trabajo habrá merecido la pena», asegura Lardiés.

«Servirá para no confundir los problemas de una pocas sobre el total»

Por su parte, José Luis Martínez, estratega de Citi, coincide con Lardiés en que el objetivo principal es lanzar un mensaje de tranquilidad y confianza. «Hay un problema de credibilidad en la apreciación del sector financiero español... No se ha resuelto el principal problema a corto plazo: la desconfianza hacia el tamaño y gestión de los activos problemáticos (promotores, especialmente», indica Martínez.

El analista de Citi defiende que no es tarde para encontrar una solución y que lo importante es eliminar de forma definitiva las dudas sobre las entidades y «no confundir los problemas de una pocas sobre el total». Asimismo, Martínez explica que es importante que las autoridades europeas estén involucradas y valora de forma positiva que ahora se hable abiertamente de una mayor coordinación. «El camino está marcado, recorrerlo puede ser más o menos rápido», sentencia el estratega con un guiño optimista.