Los astronautas del Atlantis inician su primera caminata espacial

AGENCIAS | WASHINGTON
Actualizado:

«¡Oh, esto es fantástico!». El astronauta estadounidense John Grunsfeld no ha disimulado su entusiasmo al abandonar la lanzadera Atlantis y salir al espacio para reparar el telescopio Hubble. El veterano comandante ha iniciado en compañía de Andrew Feustel el primero de los cinco paseos espaciales que realizará la tripulación. Los cosmonautas de la NASA instalarán nuevos instrumentos que permitirán al gigante capturar imágenes de objetos formados unos 500 años después del nacimiento del Universo.

Vestidos con gruesos trajes espaciales presurizados, el cinco veces lanzado al espacio Grunsfeld, de 50 años de edad, y su compañero novato Feustel, de 43 años, han dejado la esclusa de aire justo antes de las 13.00 horas GMT, (15.00 hora peninsular). «Te va a encantar esto Drew», le ha dicho Grunsfeld a su compañero.

El Atlantis y siete astronautas iniciaron este lunes una misión de once días de duración en el espacio. El primer trabajo de estos astronautas será cambiar la cámara digital del telescopio que databa de los años 90, con un capturador de imágenes superior cuya sensibilidad a la luz infrarroja y ultravioleta.

Los dos astronautas también tiene previsto reemplazar la computadora clave que realiza los procesos y formatea la información recogida por los instrumentos científicos del Hubble para su transmisión.

El transbordador Atlantis logró el miércoles atrapar con un brazo robótico el telescopio espacial, que orbita a 560 kilómetros de la Tierra, y atraerlo hasta su bodega, donde ha quedado adosado para ser reparado. Ahora, la tripulación tiene cinco días para trabajar en el telescopio, en unas labores que implican una cierta peligrosidad, ya que estarán orbitando en una zona donde circula una gran cantidad de basura espacial.

El Atlantis partió el pasado lunes de Cabo Cañaveral (sur de Florida) para una misión de 11 días dirigida a reparar y sustituir algunas piezas del telescopio, un instrumento que ha aportado a la Humanidad algunas de las mejores imágenes del espacio pero que había sido dejado a su suerte en los últimos seis años.

Esta misión está dirigida por el capitán retirado de la Marina de Guerra de Estados Unidos Scott Altman, quien tiene en su haber ya tres misiones de transbordador. Le acompañan el piloto Gregory Johnson, y los especialistas de misión Michael Good, John Grunsfeld, Andrew Feustel, Megan McArthur y Mike Massimino.

Una misión arriesgada

El logro del contacto con el Hubble es muy importante, especialmente si se tiene en cuenta el riesgo de la misión. Durante el despegue el lunes en Cabo Cañaveral, cuatro placas térmicas en un ala del transbordador Atlantis resultaron dañadas. Tony Cecacci, director de vuelo de la misión en la central terrestre de la NASA en Houston, ha señalado que se trata de unas pequeñas abolladuras y que el daño «es muy reducido». La avería fue detectada durante una inspección de rutina realizada en el segundo día de viaje.

Las inspecciones son una parte estándar del protocolo en todas las misiones, luego de que el transbordador Columbia se destintegrara en 2003 al reingresar a la atmósfera terrestre, debido al desprendimiento de los paneles de protección térmica cerca del tren de aterrizaje que se había producido por el impacto que recibió la nave durante el lanzamiento.

Medidas adicionales

Atlantis está tomando medidas de precaución adicionales porque la tripulación no podrá guarecerse en la Estación Espacial Internacional (ISS) en caso de un problema severo. Sin embargo, en caso de que la tripulación del Atlantis quede varada en el espacio, se lanzará un segundo trasbordador, el Endeavour, para llevar a bordo a los astronautas con un brazo robótico.

Los siete astronautas deberán salir cinco veces al espacio. Se trata de la quinta y última operación de mantenimiento del observatorio de 13 metros de largo y 11 toneladas que flota en el espacio desde 1990 y desde entonces deslumbró con impresionantes fotografías. Los científicos indican que las mejoras que se le efectuarán al Hubble, y que según la NASA aumentarán la vida útil del instrumento hasta 2014, continuarán brindando indicios sobre el origen y la naturaleza del universo.