ASAN Pavimentos, una empresa familiar de tres generaciones
ASAN Pavimentos, una empresa familiar de tres generaciones - ABC
La España hecha a sí misma

ASAN: Se atrevieron a innovar y triunfaron

En los años 70 comenzaron a comercializar en España los primeros suelos de tarima y pavimentos ligeros; entraron en terrenos inexplorados y hoy son referencia en el sector

MadridActualizado:

ASAN es una empresa de tercera generación que, como toda enseña familiar, tiene una historia. Esta la comenzaron a escribir unos jóvenes emprendedores en los años 60, Arecio y Ana María. Ambos emigraron a centro Europa y volvieron una década después a España para replicar un modelo de negocio de éxito que hoy dirige su hija, Carmen Santos, y su nieta mayor, Carmen: ASAN Pavimentos.

Como toda historia empresarial de éxito, el riesgo que asumieron los emprendedores fue elevado. Comenzaron a comercializar un producto innovador, desconocido. Santos relata que sus padres «empezaron a suministrar e instalar tarimas y revestimientos ligeros, algo que en España no era habitual, por ser el nuestro un país de tradición pétrea y cerámica». Explica que poco a poco, en los años setenta, el negocio se fue consolidando, «formando equipo, cuidando al cliente, vendiendo calidad y saber hacer». Las primeras instalaciones de la empresa ocupaban 150 metros cuadrados en una planta semisótano y servían de almacén y de oficina. «Mi padre -dice- formó un equipo para la instalación de los productos, y ese equipo fue creciendo». Hoy la firma da empleo a 60 personas y cuenta con unas instalaciones de 2.000 metros de almacén, 500 metros de oficina y un «showroom» en Madrid, en la calle Príncipe de Vergara. ASAN se ha convertido en una empresa de referencia en la decoración técnica de interiores, que ha logrado hacerse con la confianza de los fabricantes europeos más importantes y en «partner» para que el producto llegue al cliente final «con todas las garantías y en perfectas condiciones de uso», afirma Carmen Santos.

La firma da empleo a 60 personas y cuenta con unas instalaciones de 2.000 metros de almacén

Asegura que el perfil de su cartera de clientes es muy amplio. Por sectores, se dedican a espacios de trabajo, sector sanitario, hostelería, educación, retail y doméstico. Y, por objeto social, surten a todo tipo de empresas: constructoras, de diseño de interiores... Actúan fundamentalmente en Madrid, aunque atienden las necesidades de los clientes en cualquier punto de España.

Entre los proyectos a medio y largo plazo de esta enseña están «asumir los cambios de la nueva cultura de sostenibilidad», además de poner en marcha nuevas líneas de negocio. ASAN también ha comenzado a participar en una nueva empresa, Dok Contract, dedicada a comercializar en España mobiliario Kinnarps, el fabricante sueco número uno en Europa.

A largo plazo está sopesando la posibilidad de crear una fundación para el desarrollo económico de alguna zona rural de la España vaciada. «Dentro de unos años puede que estemos hablando del pequeño holding ASAN», concluye la directiva.