«Con Rajoy siempre he estado a las duras y a las maduras»
Miguel Arias Cañete - IGNACIO GIL

«Con Rajoy siempre he estado a las duras y a las maduras»

Miguel Arias Cañete ha vuelto al Gobierno después de haber vivido junto a Mariano Rajoy la dura travesía del desierto que emprendió el PP

MARIBEL NÚÑEZ/ PALOMA CERVILLA
MADRID Actualizado:

Miguel Arias Cañete ha vuelto al Gobierno después de haber vivido junto a Mariano Rajoy la dura travesía del desierto que emprendió el PP, cuando perdió las elecciones del 2004. Su lealtad le ha servido para formar parte del Ejecutivo y volver a compartir juntos dificultades extremas, como es esta complicada situación económica.

—Ha sido uno de los pocos dirigentes del PP de los que nadie dudaba que serían ministros. ¿Tan cerca estaba del presidente?

—Rajoy siempre tuvo mi apoyo y mi lealtad, y, a partir de ahí, cada cual era libre de especular sobre la composición del Gobierno. Yo me limité a trabajar en los años en los que lo he pasado muy bien con mis compañeros en Génova, 13. Hicimos un buen trabajo de oposición y contribuimos a que este partido tuviera unos éxitos electorales muy notables. He estado con él en el Gobierno, he compartido crisis alimentarias y catástrofes naturales. Hemos estado a las duras y a las maduras. Ser ministro o no depende de muchos factores, y solo el presidente sabe lo que le lleva a nombrar a los ministros.

—¿Qué situación se vive dentro de un Gobierno que tiene que adoptar decisiones tan desagradables?

—La situación es muy complicada, pero este es un Gobierno de ministros muy compacto, que se conoce los temas. Es un Gobierno en que los ministros son plenamente conscientes de que los españoles nos han dado su confianza para adoptar decisiones muy difíciles. Es un Gobierno que permite dormir muy tranquilo porque sabes que se están poniendo en marcha las reformas estructurales que el país necesita. Es un Gobierno en el que merece la pena estar.

—¿Estas decisiones no generan tensión entre los ministros económicos?

—Le puedo decir que mi relación con De Guindos y Montoro es magnífica. Son ministros muy capaces y eficaces, lo han demostrado en sus anteriores experiencias públicas y privadas, y creo que el ambiente entre nosotros es siempre muy bueno.

—¿Cómo afronta esta nueva etapa en Agricultura?¿Qué no volvería a hacer de lo que hizo en su anterior etapa como ministro?

—Con perspectiva histórica, cambiaría muy poco las cosas que hice, estoy muy satisfecho de lo que aquel equipo que tuve entonces consiguió. Sí cambiaría una cosa, yo dediqué muchísimo tiempo a gestionar y muy poco a comunicar y a explicar el trabajo realizado, y eso trataré de mejorarlo. Yo a veces peco de lo primero, dedicar más tiempo a solucionar problemas que a explicar, y en política contar lo que se hace es muy importante.

—El PP ha reelegido a María Dolores de Cospedal como secretaria general. ¿Gana mucho el partido con ella al frente?

—Ha demostrado que sabe hacer en ese puesto lo que el partido necesita. Durante los años que ha estado al frente de la Secretaría General, el partido ha conseguido importantes victorias electorales y el broche de oro pueden ser unos buenos resultados en Andalucía. Cospedal pasará a la historia como una gran secretaria general del este partido. Ha dirigido el partido con guante de seda y puño de hierro y lo hace muy bien, porque ser secretario general del partido es un cargo muy duro, y con su reelección se le ha reconocido el buen trabajo realizado.

—Mirando al futuro político de su partido, ¿Cospedal o Soraya?

—A Mariano Rajoy le queda mucho recorrido.

—¿Y su futuro? ¿El sueño que le queda por cumplir es ser comisario europeo?

—Si yo tuviera algún sueño sería asistir a las bodas de mis nietas, porque yo en política ya he colmado todas mis aspiraciones. Sueño con ponerme un chaqué y llevar a una nieta del brazo cuando se case.