Aragón pide a Magna que actúe en Opel en función de la productividad

EFE | ZARAGOZA
Actualizado:

El presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, defiende la necesidad de que la empresa Magna, que ha llegado a un acuerdo con General Motors para la adquisición de Opel, adopte sus decisiones en función de la productividad y competitividad de cada fábrica, y no de manera global para toda Europa. Esto beneficiaría a la factoría de General Motors de Figueruelas (Zaragoza), una de las más competitivas y con más y mejor capacidad de producción, puesto que, ha dicho Iglesias, todos los coches que se fabrican en la planta aragonesa tienen salida en el mercado y ésta es una de las fábricas con mejor capacidad tecnológica.

Después del acuerdo al que han llegado el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna y General Motors para la adquisición de un paquete mayoritario de acciones, el Gobierno de Aragón está ahora pendiente de las decisiones que tomen los nuevos socios mayoritarios. Durante los próximos seis meses una empresa fiduciaria gestionará estos activos para buscar una solución «financiera» para la compañía.