REUTERS

Arabia Saudí niega ahora que haya cancelado la salida a Bolsa de la petrolera Aramco

El ministro saudí de Energía, Khalid Al Falih, anuncia que la oferta pública inicial (OPI) se llevará a cabo cuando se encuentren condiciones óptimas

LONDRES / RIADActualizado:

Arabia Saudí ha negado que vaya a anular la salida a Bolsa de Aramco y añadido que se mantiene su compromiso con esta operación, según ha indicado este jueves el ministro saudí de Energía, Khalid Al Falih, añadiendo que la oferta pública inicial (OPI) se llevará a cabo cuando se encuentren condiciones óptimas.

«El Gobierno sigue comprometido con la salida a Bolsa de Aramco en el momento que elija cuando las condiciones sean óptimas», ha declarado Al Falih en un comunicado, explicando que este momento dependerá de «múltiples factores», incluyendo unas condiciones de mercado favorables, así como de la adquisición de una participación estratégica en la petroquímica Saudi Basic Industries Corp. (Sabic).

El comunicado, distribuido por la agencia oficial de Arabia Saudí, sale al paso así de las «especulaciones» sobre la cancelación de los planes del reino para sacar a Bolsa la petrolera estatal, que aspira a convertirse en la mayor operación de este tipo alcanzando una valoración de 2 billones de dólares (1,7 billones de euros), de los que un 5% cotizaría en Bolsa.

En este sentido, el ministro saudí señala que de cara a preparar la salida a Bolsa de Aramco, el Gobierno ha adoptado una serie de medidas, incluyendo la promulgación de una nueva legislación fiscal en relación con las actividades en el sector de hidrocarburos; la reemisión de una concesión en exclusiva a largo plazo; y el nombramiento de un nuevo consejo de administración, entre otras medidas para salvaguardar sus intereses y los de los futuros accionistas privados de la compañía.

A su vez, la petrolera estatal ha completado su programa interno para la preparación de la OPI, ha añadido Al Falih, señalando que Aramco ha enmendado sus estatutos, transformándose en una sociedad anónima y garantizando que sus informes segmentados internos están en línea con los potenciales requisitos del lugar donde vaya a cotizar.

El ministro ha apuntado que «todo esto supone un avance positivo en lo que representa un proceso complejo, preparando a la empresa y el Reino para lo que en última instancia será una oferta de una calidad y escala sin precedentes en el mercado».