Appforbrands, la guía de aplicación de la transformación digital

En solo tres años, esta startup especializada en apps para móviles ha conquistado a grandes marcas globales

MADRIDActualizado:

Crear, trabajar y crecer junto a un grupo de amigos en algo que te gusta y en lo que crees. Appforbrands es un paradigma de la materialización de ese ideal de emprendimiento que cualquier persona activa de 16 a 99 años mantiene siempre latente. Fue en un bar, el escenario en el que mejor se visualizan los sueños, donde Javier Riquelme, publicista; Daniel García, ingeniero de Telecomunicaciones; y Javier Carpintero, ingeniero técnico, lanzaron al aire la pregunta que activa la maquinaria: ¿Y por qué no? Como explica Riquelme, la idea era «cubrir un nicho de negocio que no estaba explotado en España, las aplicaciones móviles. Lo tuvimos muy claro. Nos juntamos porque Dani y yo trabajábamos juntos, y Javier y Dani se conocían desde pequeños. Ellos se dedicaban a temas de desarrollo y yo al marketing. La combinación venía muy bien: uno vendía y otros programaban. Nos complementábamos. Así que dejamos nuestros trabajos porque estábamos convencidos de que iba a funcionar».

Era el año 2013, y «en esa época ya veías la clara tendencia alcista de la movolidad. Pensábamos que en cualquier momento eso explotaría, y efectivameten fue así», añade Javier Carpintero. Tres años después, su proyecto ya factura 1,2 millones, da empleo a 30 personas y ha elaborado más de 150 proyectos digitales para clientes de sectores muy diversos, algunos tan conocidos como L’Oreal, BBVA, Marca España, el F. C. Barcelona, Ayuda en Acción, Ballantine’s, Pernord Ricard y Pikolin.

Red bull les dio alas

Fue estar en el momento adecuado con el conocimiento oportuno lo que impulsó el proyecto. «Nuestro primer cliente importante fue Red Bull. Un conocido que había comenzado a trabajar en su sede de Austria nos preguntó si conocíamos a alguien que manejara la tecnología Parallax en el diseño de web. Y dio la casualidad de que Dani conocía esa técnica, fue cosa del destino. Siempre decimos que Red Bull nos dio alas. En el segundo mes de vida, ya teníamos un plan de negocios para todo el año. Un proyecto internacional como aquel nos abrió puertas», explica Riquelme.

Su vocación ahora es más ambiciosa. «Buscamos ser un compañero de viaje en la famosa transformación digital. Nos estamos posicionando como el socio tecnológico o empresa amiga con la que dar esos pasos a largo plazo. Somos los que preparan la solución técnica a una necesidad. Por así decirlo, preparamos el coche a fondo y evolucionamos con él, pero otros se encargan de decidir dónde corre: cómo financiarla, monetizarla, proyectarla en las redes sociales...», explica Daniel García.

Los tres fundadores destacan al equipo como la clave del proyecto. «Una de las cosas por la que montamos la empresa, al margen de ganar dinero o ser nuestros jefes, era trabajar en un sitio que molara, en el que la persona fuera lo primero», explica Daniel García. «Creo que lo hemos logrado. Nuestro índice de rotación es menor al 2%. Aquí hay gente a la que ha tocado Amazon y ha preferido quedarse. Nuestros horarios son claros: de 8 a 14 horas. Y nos da igual si algún día necesitas trabajar desde casa. Eso sí, todos asumimos que las fechas de entrega son sagradas». Un buen ambiente que se traduce en gestos como llevar a toda a la empresa a Ibiza un fin de semana con los gastos pagados o cerrar una sala de Kinnepolis para disfrutar en primicia del estreno mundial de «Rogue One: Una historia de Star Wars». Así es fácil de entender que la fuerza (laboral) les acompañe.