APODEMIA

Apodemia despliega sus alas y expande su «oasis de creatividad» por España

La joyería, que facturó el año pasado más de dos millones, espera sumar este curso ocho nuevas tiendas a las doce ya existentes

MadridActualizado:

Dos jóvenes menores de 30 años, Jaime Landeta y Jimena Von Knobloch, iniciaron un viaje emprendedor en 2012 con la creación de Apodemia, un nombre tomado de una curiosa mariposa que en sus pocos días de vida emigra miles de kilómetros entre Brasil y Canadá. Landeta, cofundador y CEO de este retail de joyería, se considera «la parte lógica y racional. Jimena es el alma de Apodemia, la parte más importante». Inspirados en la apodemia, asegura el cofundador de la firma, «el objetivo real de la marca es abrir tiendas por todo el mundo que son como oásis dentro de la ciudad: puedes relajarte y vivir un estilo de vida representado en toda una serie de productos (joyas, relojes, accesorios...)». Oasis para que sus clientas, que denomina «butterflies» (mariposas, en inglés): mujeres de entre 25 y 45 años, independientes y detallistas.

En la actualidad, Apodemia emplea a medio centenar de personas y el año pasado facturó más de dos millones. Además ya cuenta con 12 tiendas y planea acabar este año con hasta 20 establecimientos físicos. «Apodemia nace con 3.000 euros. Aunque llevaba trabajando cuatro años y tenía algo ahorrado, era poco y, mientras, Jimena estaba empezando su vida laboral», comenta Landete, quien todavía recuerda que el primer año de vida de la compañía lograron superar su objetivo de 80.000 euros de ingresos, para abrir su primera tienda en 2013.

Un viaje durante el que han venido innovando desde el punto de vista técnico, con la patente del oro blindado de cinco micras y 18 kilates, «que genera una película uniforme alrededor de la pieza que no permite entrar a agentes externos», apunta este joven empresario.

Además de incorporar varias novedades en la experiencia de compra, como la «organoleptia» o experiencia a través de los cinco sentidos en tienda (música, perfumes, velas...) o la rotación de colecciones. «Cada colección esta inspirada, por ejemplo, en la arena del desierto vista al microscopio; en el Oeste americano o en la naturaleza. Todo ligado a cosas tangibles del día a día», afirma Landete sobre unos diseños exclusivos que nacen de la mente creativa de su socia y pareja, Jimena Von Knobloch.

APODEMIA
APODEMIA

«El cliente es el jefe»

Landeta asegura que «el cliente es el jefe» en Apodemia y reconoce que en la compañía «no hay miedo a meter la pata, sino miedo a no hacer cosas porque nos quedemos parados».

En este sentido, destaca las innovaciones que han venido incorporando continuamente como el seguimiento en tiempo real del stock - «es el pegamento entre el mundo online y offline» - y que permite conocer al instante donde se encuentra cada producto. Otra novedad,que estará disponible a partir de la próxima semana en las tiendas será la limpieza gratuita de joyas, que se denominará Chrissos. «Solo lo hacemos con las joyas de Apodemia, porque es una fórmula muy agresiva», comenta el confundador de la firma. Otra de las posibilidades de la experiencia Apodemia es «la línea directa con el taller» para charlar con Jimena «sobre el diseño de la pieza más importante de tu vida: anillos, alianzas, coronas....». En este caso, con metales nobles y piedras preciosas.