La Unión Europea aplaza la cumbre del lunes por falta de acuerdo sobre la banca

Francia quiere una operación general de apoyo a la banca y Alemania apuesta por una operación gestionada por las autoridades nacionales

ENRIQUE SERBETO
CORRESPONSAL EN BRUSELAS Actualizado:

La reunión de este fin de semana entre la canciller Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy ha sido de gran utilidad para confirmar las dificultades que hay que superar antes de lograr una fórmula para la refinanciación del sector bancario. De hecho, los rumores que flotaban en el ambiente durante toda la mañana se han confirmado a primera hora de la tarde de modo que la cumbre prevista para el próximo lunes ha sido aplazada hasta el 23 de octubre, domingo, según ha sido anunciado oficialmente.

La comunicación del presidente del Consejo Herman Van Rompuy dice solamente que el aplazamiento ha sido acordado a instancias suyas, pero en fuentes europeas se atribuye a la falta de un acuerdo entre Francia, que quiere una operación general de apoyo a la banca -un "manguerazo"- para disimular mejor sus propias debilidades, y Alemania que apuesta por una operación gestionada por las autoridades nacionales y centrada en los bancos con mayores dificultades, aunque ello los ponga al descubierto frente a las agencias de calificación.

Las dificultades del gobierno de Eslovaquia para la traficación del acuerdo sobre el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera también pueden haber influído en la decisión de aplazar la cumbre. Eslovaquia es -junto a Malta- el único país que no ha ratificado el documento, sin lo cual no puede ponerse en práctica. Un partido minoritario de la coalición en el gobierno, "Libertad y Solidaridad" (SaS) ha anunciado hoy que no lo aprobara, lo que obligaría a la primera ministra Iveta Radikova a pedir el apoyo de la oposición, lo que a su vez podría desembocar en la ruptura de la coalición y la caída del Gobierno.