Juan Rosell, la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y Antonio Garamendi
Juan Rosell, la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y Antonio Garamendi - ERNESTO AGUDO

Antonio Garamendi, nuevo presidente de la CEOE por aclamación

Critica al Gobierno por haberles «orillado» en el acuerdo con Podemos para subir el salario mínimo interprofesional

MadridActualizado:

Lejos de la votación ajustada de 2014 y la polémica herencia de Gerardo Díaz Ferrán, la sucesión de Juan Rosell al frente de la CEOE ha sido tranquila, con un candidato único y elegido por aclamación, sin necesidad de utilizar las urnas: Antonio Garamendi. Presidente hasta ahora de Cepyme y, por lo tanto, número dos de la patronal, ya compitió con Rosell por la presidencia hace cuatro años. De esta forma culmina un proceso que se abrió oficiosamente a mediados de septiembre y que pone fin a una etapa caracterizada por la recuperación de la economía y el diálogo social.

Garamendi comenzó su discurso de 50 minutos desvelando a los compromisarios presentes que llenaban uno de los auditorios de Ifema sus cinco principios fundamentales, que empiezan por la letra «e»: España, empresa, encuentro, evolución y espíritu.

Criticó el acuerdo del Gobierno con Podemos para subir el salario mínimo interprofesional (SMI). «No compartimos decisiones unilaterales, como la del SMI. No por lo cuantitativo, sino por lo cualitativo. Se nos ha orillado».

Tras afirmar que «hablamos con el Gobierno de España, no con el partido que gobierna», mostró su apoyo a la industria en general y a la del automóvil en particular, recordó que los empresarios «defendemos una España plural, unida y sin complejos» y subrayó el «apoyo y lealtad a la Corona» (aplausos).

Hizo un guiño a la igualdad de género y la paridad en el seno de la CEOE, donde dará entrada a cinco mujeres en el comité ejecutivo y en alguna de las vicepresidencias (aplausos). Y mostró su apoyo a la España constitucional, así como a cualquier cambio «dentro de la ley».

Dijo que hay que volver a la cultura del esfuerzo y que debe de haber un cambio total en la educación. «No queremos dar clases, pero sí participar en este cambio». Criticó la economía sumergida «porque es antisocial, hacen competencia desleal a las empresas y perjudica a las pensiones».

Sobre los empresarios, afirmó que «generan riqueza, empleos y bienes y servicios. Por eso, hay que convencer a la sociedad para que se reconozca a los empresarios». Asimismo, recordó a los empresarios que se arruinaron durante la crisis, los cuales, «se merecen una segunda oportunidad» (aplausos). «Hay que legitimar la figura del empresario», destacó.

Soraya Sáenz de Santamaría, Pepe Álvarez y Pablo Casado, en la asamblea de CEOE
Soraya Sáenz de Santamaría, Pepe Álvarez y Pablo Casado, en la asamblea de CEOE - ERNESTO AGUDO

Garamendi, el quinto presidente de la patronal, accedió al escenario bajo los acordes de la canción «Los tiempos están cambiando», de Bob Dylan. Momentos antes había saludado a varios invitados a esta asamblea electoral, entre los que se encontraban la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; el presidente del PP, Pablo Casado, los secretarios generales de CC.OO. y de UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez; y el presidente del CES (Consejo Económico y Social), Marcos Peña.

También saludó a la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría; la exministra de Empleo, Fátima Báñez; y los ex secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

Entre los numerosos asistentes al acto estaban el presidente de Vocento, Santiago Bergareche; el presidente de honor de Vocento, Santiago de Ybarra; el presidente de Liberbank, Pedro Rivero; y el presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas.

Garamendi desveló que tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánche, como la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, se han excusado por su presencia en la cumbre hispano-portuguesa de Valladolid.

[Lee el perfil completo del nuevo presidente de la CEOE]