Annan pide a los empresarios reunidos en Davos que adopten valores universales

Davos (Suiza), Agencias
Actualizado:

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, instó hoy a los empresarios reunidos en el Foro Económico Mundial que adopten en sus empresas una serie de valores acordados universalmente para hacer una globalización mejor. Annan les pidió que apliquen los nueve principios fundamentales derivados de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración de principios y derechos fundamentales en el trabajo y la Declaración de Río sobre protección del Medioambiente.

    Los empresarios no deben esperar a que los gobiernos impongan

nuevas leyes, sino que deben tomar por sí mismos la iniciativa de

mejorar sus prácticas corporativas, manifestó el secretario general

de la ONU.

    Annan dijo a la audiencia que "ustedes son los primeros

ciudadanos globales" y que sólo ellos pueden dar sentido a este

término "con sus acciones para asegurar que todos, ricos y pobres

por igual, tengan la oportunidad de beneficiarse de la

globalización".

    La gente no quiere dar marcha atrás en la globalización, dijo

Annan, pero aspira a que sea diferente y "mejor de la que existe en

la actualidad".

    El reto es "lograr que la globalización funcione para todos los

habitantes del planeta porque sino no lo hará para ninguno", dijo el

secretario general de Naciones Unidas.

    Annan preguntó a su auditorio como se puede explicar,

especialmente a los jóvenes, por qué el sistema global de normas, en

el amanecer del siglo XXI, es más duro protegiendo los derechos de

la propiedad intelectual que los Derechos Humanos.

    La Cumbre del Milenio celebrada por la ONU el pasado septiembre,

fijo como objetivo acabar con las desigualdades, pero también

reconoció que los gobiernos no pueden alcanzar por si solos ese

objetivo, recordó.

    Annan dijo que los gobiernos deben contar con la colaboración del

sector privado y las organizaciones que representan a la sociedad

civil.

    De esta forma se podrá hacer mucho más para asegurar que las

oportunidades que ofrece la globalización son disfrutadas por más

personas y también más apreciadas.

    En muchos lugares, el mayor obstáculo para el progreso económico

y social es la violencia y los conflictos, que "por su puesto son

antes de nada responsabilidad de los gobiernos", aseguró.

    Sin embargo, las empresas privadas que operan en esas zonas

deberían ser muy cuidadosas para actuar con responsabilidad, de

forma que aumenten las oportunidades de paz o al menos no sean el

combustible para la continuación del conflicto, apuntó.

    Annan citó como ejemplo a la multinacional diamantífera De Beers,

que criticó recientemente el tráfico de diamantes en Africa y los

esfuerzos que realiza para asegurar que comerciantes y compradores

de estas piedras no ayuden a financiar las guerras.

    El sector privado también puede jugar un papel importante, en

colaboración con los gobiernos, para reducir los riesgos y costes de

hacer negocios en los países menos desarrollados, así como para

informar sobre las posibilidades de negocios en estas naciones,

consideró.