El kilo de angulas se vende ahora por 1.145 euros frente a los 600 euros del año pasado
El kilo de angulas se vende ahora por 1.145 euros frente a los 600 euros del año pasado - ADOBESTOCK

Angulas por más de 1.100 euros el kilo a las puertas de la Navidad

Todos los pescados -excepto la lubina-, los mariscos, las frutas y las verduras se han encarecido este año respecto al pasado, según un informe de la OCU

MADRIDActualizado:

Todavia quedan dos semanas para la celebración de Nochebuena, pero los precios de algunos productos ya se han disparado. Es el caso de los percebes gallegos y de las angulas, que se han encarecido más de un 90% de media respecto a las mismas fechas del año pasado. Un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) pone de manifiesto que todos los pescados -excepto la lubina-, los mariscos, las frutas y las verduras han subido de precio respecto al año pasado. Por el contrario, todas las carnes han registrado descensos, salvo el pavo, que sube de precio.

El primer alimento tradicional en las mesas navideñas que más se ha encarecido -un 99,7%-es el kilo del percebe gallego, que se puede comprar ahora por 80,46 euros en comparación con los 40,30 euros que registraba un año antes. Le sigue el kilo de angulas, que se vende ahora por 1.145 euros frente a los 600 euros del año pasado, lo que supone un incremento del 90%. A continuación, se sitúan las ostras (+29,6%), la piña (+18,8%) y el besugo (+18%).

Por contra, el alimento que más se abarata es la pularda, ya que se vende a 7,35 euros el kilo frente a los 9 euros de 2017. Le sigue la lubina con una bajada del 2,7% ya que ha pasado de costar 10,75 euros a los 10,46 euros actuales y el redondo de ternera, que ha caído un 2,44% y se puede comprar ahora por 13,66 euros el kilo.

El jamón ibérico de cebo al corte registra una caída del precio del 1%, hasta situarse en los 66,51 euros por kilo frente a los 67,15 euros por kilo registrados el pasado año.

Estos precios podrían seguir subiendo a medida que la Navidad se vaya acercando. Por ello, la OCU aconseja a los consumidores que adelanten las compras o bien opten por la preparación de menús alternativos con productos que cuenten con un precio más bajo.