La CE amenaza con abrir expedientes a los países que siguen aplicando rebajas fiscales sin base legal a los carburantes

BRUSELAS. A. A.,corresponsal
Actualizado:

A las puertas de una posible nueva escalada de los precios de los carburantes, la Comisión Europea advirtió ayer que no tolerará que se prolonguen indefinidamente y sin base legal las derogaciones que aplican algunos estados miembros a algunas categorías profesionales sobre los precios de los carburantes derivados del petróleo. Además, los ministros de Economía de los 12 países del euro mostraron ayer su preocupación por el impacto que pueda tener el recorte de producción de la OPEP sobre la inflación.

El comisario europeo de Asuntos Fiscales, Frits Bolkestein, les comunicará hoy a los ministros del Ecofin que su paciencia tiene un límite: existen hasta 103 derogaciones o rebajas fiscales que afectan a la gasolina y el gasóleo en toda la Unión Europea (UE) y los Quince tenían de plazo hasta el pasado 31 de diciembre para poner orden en este terreno.

Si los titulares de Economía no logran ponerse de acuerdo sobre las derogaciones a la directiva de 1992, que fija los niveles mínimos de tasas sobre los carburantes de origen mineral que deben ser prorrogadas y cuáles no tienen razón de ser, Bolkestein tiene ya sus planes, que pasan por dar el visto bueno a 60 rebajas y abrir procedimientos de infracción por las 43 restantes. La Comisión proponía mantener 61 excepciones durante otros cinco años y abolir otras 25. Para el resto, los periodos de extensión se situarían entre dos y tres años, como en el caso de las tres excepciones que se refieren al gasóleo de vehículos comerciales.

Fuentes de la presidencia de turno de la UE, Suecia, indicaron que no esperan un acuerdo hoy en Bruselas, pero sí «en las próximas semanas».

A raíz de las anteriores subidas del combustible, especialmente el gasóleo, países como Francia, Holanda e Italia aprobaron en septiembre del año pasado nuevas rebajas para el gasóleo de los transportistas, que se sumaron a las ya existentes, acuciados por las manifestaciones y bloqueos de carreteras.

PRESIÓN SOBRE LA INFLACIÓN

Los ministros del Eurogrupo discutieron ayer por la noche la situación económica de la Unión Económica y Monetaria y, en particular, los riesgos de nuevas presiones inflacionistas a causa de la decisión de la OPEP de recortar su producción en 1,5 millones de barriles diarios.

El secretario de Estado de Economía, José Folgado, destacó la necesidad de «mantener la senda de estabilidad de los precios en unos niveles que beneficien a todos, a los productores y a los consumidores». Folgado apuntó que «parece que esta reducción ha sido descontada por los mercados, que se siguen comportando de manera razonable».

Menos tranquila se mostró la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Transportes y Energía, Loyola de Palacio, según la cual «existe el riesgo de que los precios vuelvan a subir».