Opinión

Amber capital y el lobo que esconde otros lobos para zamparse a Prisa

El fondo de inversión, del que el mercado descuenta ya que tiene más del mínimo establecido para lanzar un opa, está de «road show» por el Puente Aéreo, con paradas a medio camino, en busca de un nuevo socio editorial con el que camelarse a Moncloa

MadridActualizado:

A vueltas con el dichoso problema de ciertas fisuras en la reputación de grandes compañías españolas, que más que dolores de cabeza provocan fuertes migrañas diarias en sus altas esferas. Fisuras por las que se cuelan lobos vestidos de cordero en apariencia que, en realidad, esconden otros lobos, con el firme objetivo de hacerse con el control de la compañía en cuestión. Y en esas están en el grupo Prisa, tras el frente abierto contra su actual presidente no ejecutivo,Javier Monzón, al que muchos no le han querido otorgar, así de primeras (¡qué país este, siempre igual!) el beneplácito de la duda –la presunción de inocencia–, tras ser imputado