amancio, ortega, capricho
amancio, ortega, capricho

Amancio Ortega se da el capricho

CRESO
Actualizado:

Ojo al dato. Amancio Ortega, presidente del gigante Inditex, ha creado ahora una inmobiliaria, Partler 2006 Desarrollos Inmobiliarios. Si él lo hace, acostumbrado a convertir en oro todo lo que toca, no es mal ejemplo a seguir por aquellos que tengan recursos económicos disponibles, claro. Con la que está cayendo en el sector inmobiliario, tras la explosión de la burbuja inmobiliaria, el empresario quiere aprovechar todo tipo de oportunidades y lo hará especialmente entre los numerosísimos activos que han ido a parar a manos de bancos y cajas de ahorros.

No hay duda de que este emprendedor quiere demostrar una vez más que sabe sacar partido a la crisis que azota violentamente a España. La nueva empresa está participada al 100% por Partler 2006, sociedad de cartera a través de la cual Amancio Ortega controla el 9,28% de Inditex. A precios de mercado el valor de este paquete supone la nada estimable cifra de 2.500 millones de euros.

Según cuentan, su última operación ha consistido en la compra del 100% del edificio situado en el número 16 del Paseo de Gracia de Barcelona que, hasta ahora, compartía con las inmobiliarias catalanas Metrópolis y Restaura, y que alberga apartamentos de lujo. El objetivo de Ortega es, en este caso, reforzar su presencia en la emblemática vía barcelonesa con vistas al futuro, ya que el mercado espera más compras del dueño de Zara en la Ciudad Condal.

Con esta apuesta parece que el empresario gallego ha olvidado por completo su mala experiencia vivida a finales de junio de 2007 cuando desde Pontegadea, su sociedad de inversión, le advertían una y otra vez que no comprara inmuebles: «nada de adquirir activos inmobiliarios hasta que no quede solucionado el problema Astroc». Y es que, según fuentes próximas a Ortega, lo de invertir en la firma valenciana fue un capricho del empresario gallego que no contaba con el visto bueno de sus gestores y que supuso todo un quebradero de cabeza para éstos, máxime cuando la inversión se hizo sin ningún tipo de cobertura financiera.

Enrique Bañuelos, el entonces presidente de Astroc Mediterráneo, el fugaz multimillonario de Forbes, consiguió lo que parecía imposible: que Amancio Ortega, el todopoderoso creador del emporio Inditex, perdiera dinero. Y es que no es para menos, Ortega acumuló unas minusvalías latentes en la inmobiliaria valenciana de casi 136 millones de euros.

Ahora, impulsado por la crisis, de nuevo fija la mirada en el sector inmobiliario y se da el capricho de crear una inmobiliaria y tejer fino más allá de sus emblemáticas firmas textiles que tantos éxitos y alegrías le han dado hasta la fecha.

En nombre propio

Miguel Sebastián

Ministro de Industria «Cuando se acabe, se acabó». Así de clarito dejó el ministro de Industria que la última prórroga del plan de ayudas para la compra de coches tendrá una dotación de 100 millones. Lo que no dejó tan claro es que el fin de estas ayudas coincidirán muy posiblemente con la subida del IVA en julio, lo que, según el sector, hundirá de nuevo la venta de coches.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez

Gobernador del banco de España La semana pasada aludía por error a «la delicada situación de una cooperativa de crédito española -concretamente Cajamar- que ha puesto ojo avizor al gobernador del Banco de España». Esta información carece de fundamento. Cajamar es la entidad cabecera del primer grupo consolidable de entidades de crédito y SIP que ha autorizado recientemente el Banco de España, considerado como referente para las cajas españolas. Su coeficente de solvencia es del 13,3%, es decir 5,3 p.p. por encima del mínimo exigido (8%) y su tasa de morosidad del 4,41% es más baja que la media del sector. Es la entidad que lidera el colectivo de cajas rurales y cooperativas de crédito de España.